Fenómeno óptico consistente en que cuando se pasa bruscamente de una superficie iluminada a otra oscura, en la banda oscura se percibe subjetivamente una banda más clara y en la superficie clara otra banda más oscura.