Concepto acuñado por los Breland para describir el efecto de interferencia que la Conducta innata puede ejercer sobre la Conducta Operante.