Al añadir un estímulo extraño, el estímulo que ya casi no producía respuesta (por la habituación previa) vuelve a producirla. Cuanto más novedoso e intenso sea el estímulo extraño, mayor deshabituación.