La evitación discriminada (o señalada) recibe este nombre debido a la existencia de claves que señalan el acontecimiento aversivo.