La conducta emitida no depende de un estímulo que la provoca, sino que su tasa aumentará o descenderá dependiendo de las consecuencias que produzca.