Capacidad de un estímulo para elicitar (provocar) respuestas. Pavlov sugirió que para que un estímulo se condicionase tenía que ser un estímulo biológicamente más débil que el estímulo incondicionado con el que se iba a emparejar.