Propiedad de los reflejos según la cual la excitación dura más que el estímulo que la produce