Los modelos proactivos de condicionamiento (como el de Pearce y Hall) realizan un análisis hacia adelante de los ensayos de condicionamiento, de manera que lo que ocurre en un ensayo tiene efecto en el ensayo siguiente.