También denominado ictus o trastornos ictales o infartos cerebrales. 

Suspensión más o menos completa, y por lo general súbita, de algunas funciones cerebrales, debida a hemorragia, obstrucción o compresión de una arteria del cerebro.