Es la secreción láctea de la glándula mamaria fuera del período puerperal o más allá de 6 meses tras el parto en una madre no lactante. También puede darse en niños y en varones. La secreción es generalmente bilateral y puede variar en cantidad y ritmo.

Se produce por aumento de la concentración de prolactina (PRL) o de lactógeno placentario. Se habla de hiperprolactinemia cuando en 2 determinaciones los valores superan los 20 microgrs/l en el varón y los 25 en la mujer.

Causas:

Tumores hipofisarios productores de PRL (Prolactinomas), supone hasta un 25% de casos.

Fármacos: Por ejemplo, medicamentos que afecten al funcionamiento de la dopamina o serotonina, además de hipotensores y opiáceos.

Enfermedades endocrinas: Hipotiroidismo primario, más raro enfermedad de Addison y enfermedad de Cushing.

Insuficiencia renal crónica (50% tienen PRL elevada, aunque la galactorrea es rara)

Cirrosis hepática.

Traumatismos o cirugía torácicos.

Infecciones locales (mastitis, herpes zhöster).

Procesos hipotalámicos: Tumores, sarcoidosis, meningitis, hidrocefalia, lesiones vasculares, etc.

Otras: ovario poliquístico, carcinoma suprarrenal feminizante, hipertiroidismo, lesión medular, adenomas cromófobos, producción ectópica de PRL o HPL (Carcinoma broncógeno, hipernefroma, ola hidatiforme, coriocarcinoma, teratoma ovárico).