(del griego: νεκρóς. Pronunciación: /nekrós/. Significado: 'cadáver'). 

Muerte patológica de un conjunto de células o de cualquier tejido del organismo, provocada por un agente nocivo que causa una lesión tan grave que no se puede reparar o curar. Por ejemplo, el aporte insuficiente de sangre al tejido o isquemia, un traumatismo, la exposición a la radiación ionizante, la acción de sustancias químicas o tóxicos, una infección, o el desarrollo de una enfermedad autoinmune o de otro tipo. 

Una vez que se ha producido y desarrollado, la necrosis es irreversible.