Las somatomedinas son hormonas del sistema endocrino del organismo humano, cuya síntesis y secreción depende de la hormona del crecimiento -somatotropina-.

Se han descrito dos tipos similares, con diferencias estructurales y funcionales, denominados IGFs: El factor de crecimiento de tipo I o IGF-I (también llamada somatomedina C) y el factor de crecimiento de tipo II o IGF-II. 

IGF-I favorece el crecimiento longitudinal de los huesos, mientras que el IGF-II aumenta el tamaño de otros órganos o tejidos, como, por ejemplo, el hígado; riñón; páncreas, etc.