Agente que, incidiendo sobre el organismo en desarrollo, produce, en él, anomalías o anormalidades de carácter irreversible.