El valor de un reforzador positivo es directamente proporcional a su cantidad e inversamente proporcional a su demora, según la fórmula V= C/D. En el caso valor de un reforzador negativo la relación se invierte.

Estas fórmulas se emplean en situaciones de elección compleja y autocontrol.