La tasa de respuestas suele ser la medida más utilizada cuando trabajamos con el método de la operante libre. Es una empirización de la probabilidad de la operante que nos indica el número de respuestas que da el sujeto por unidad de tiempo.