El mantenimiento constante de las frecuencias alélicas y genotípicas en una población con apareamiento al azar donde no intervienen otras fuerzas evolutivas como la selección natural o sexual, la deriva genética o una tasa de mutación elevada.