Reducción en la intensidad de respuesta de un receptor sensorial como consecuencia de una estimulación continuada; se distingue de la habituación.

Cambios en la sensibilidad de los diversos receptores sensoriales, producto del cambio en los Estímulos del Ambiente.