Técnica que permite mantener constante un determinado potencial de membrana o voltaje y medir, al mismo tiempo, las corrientes iónicas que se producen a través de la membrana que son necesarias para mantener ese potencial.