Proteína producida por las células plasmáticas, derivadas de los linfocitos B que han sido activados por un agente extraño o antígeno, que es liberado al exterior celular (anticuerpos circulantes) uniéndose al antígeno. Cada anticuerpo reconoce y se une de forma específica a un antígeno, inactivándole o desencadenado diversos mecanismos que producen su destrucción.

Se han identificado cinco grupos principales de anticuerpos (o inmunoglobulinas) que difieren entre sí por su estructura y función, la IgA, IgD, IgE, IgG e IgM. También recibe el nombre de anticuerpo, la proteína insertada en la membrana celular del linfocito B que actúa como receptor de reconocimiento del antígeno.