Aunque las características de la habituación y la sensibilización no son perfectamente uniformes en todas las especies y sistemas de respuesta, hay muchos aspectos comunes.

Curso temporal

La mayor parte de los cambios conductuales que se describen en los capítulos posteriores se mantienen durante periodos largos, una característica definitoria de los fenómenos de aprendizaje, no todos los casos de habituación y sensibilización pueden considerarse en rigor muestras de aprendizaje duradero.

Curso temporal de la sensibilización: por lo general, los procesos de sensibilización tienen efectos temporales. Aunque en algunos casos la sensibilización persiste durante más de una semana, el incremento en la tendencia a responder tiene normalmente una vida corta.

En todos los sistemas de respuesta la duración de los efectos de sensibilización está determinada por la intensidad del estímulo. Los estímulos más intensos producen mayores incrementos en la tendencia a responder y una sensibilización más persistente.

Curso temporal de la habituación: la persistencia de la habituación también es variable. En el caso de la sensibilización las diferencias en el curso temporal del efecto se deben normalmente a diferencias cuantitativas. Pero el mecanismo subyacente es el mismo. Por el contrario, hay dos tipos de efecto de habituación cualitativamente distintos:

  • La habituación a corto plazo se parece a la mayoría de los casos de sensibilización en que se disipa relativamente rápido (segundos o minutos)

  • La habituación a largo plazo persiste durante muchos días.

La recuperación espontánea es la principal característica del efecto de la habituación a corto plazo. Consiste en la recuperación de una respuesta habituada o de una respuesta extinguida tras un periodo de descanso. La presentación repetida de un estímulo no siempre da lugar conjuntamente a habituación a corto y a largo plazo. La recuperación espontánea nunca es completa en las situaciones que conllevan efectos de habituación a largo plazo.

La habituación a corto plazo suele tener lugar cuando el estímulo elicitante se presenta frecuentemente. La habituación a largo plazo es más probable cuando las presentaciones del estímulo están más separadas.

La teoría del proceso dual de la habituación y la sensibilización se formuló para explicar solo los efectos a corto plazo, y, por tanto, no puede explicar por qué la habituación dura considerablemente más en ciertas condiciones.

La explicación más aceptada de la habituación a largo plazo es la teoría de la activación de Wagner.

Especificidad del estímulo

Especificidad del estimulo en la habituación: la habituación es específica del estímulo que ha sido presentado repetidamente. Una respuesta a un estímulo previamente habituada puede manifestarse plenamente alterando alguna característica importante del estimulo (experimento de habituación de la salivación y de la evaluación hedónica en respuesta a un sabor) (después que nos hemos habituado al repiqueteo de un reloj de pared, es probable que volvamos a prestar atención al reloj si funciona mal y hace un sonido nuevo).

Después de que la respuesta de orientación a un estímulo se ha habituado completamente, dicha respuesta se manifestara en su intensidad habitual si se presenta un estímulo suficientemente novedoso. La especificidad del estímulo se ha considerado como una de las características definitorias de la habituación.

Aunque la habituación es específica de un estímulo, puede darse cierta generalización, si nos hemos habituado a un determinado sonido del reloj, es posible que tampoco respondamos al sonido de otro reloj similar. Este fenómeno recibe el nombre de generalización del estimulo de la habituación.

Sin embargo, a pesar de la generalización del estímulo de la habituación, a medida que los estímulos de prueba se hacen progresivamente diferentes del estímulo habituado, el organismo mostrará una menor habituación o supresión de la respuesta ante dichos estímulos.

Especificidad del estímulo en la sensibilización: a diferencia de la habituación, la sensibilización no es muy específica del estímulo. Si un animal se activa o sensibiliza por alguna razón, su reactividad se incrementará para toda una variedad de estímulos (el malestar gástrico y las náuseas incrementa la reactividad de las ratas a un amplio rango de nuevos sabores).

Efecto de un estímulo externo intenso

Un cambio en la naturaleza del estímulo elicitante puede dar lugar a la recuperación de una respuesta habituada. Sin embargo, la respuesta habituada también puede restablecerse sensibilizando al organismo con la exposición a un estímulo externo. Este fenómeno recibe el nombre de deshabituación.

Deshabituación: recuperación de una respuesta habituada como resultado de la presentación de un estimulo externo e intenso.

Es importante tener presente que la deshabituación hace referencia a la recuperación de la respuesta al estímulo previamente habituado. La respuesta directa al tono utilizado para deshabituar o sensibilizar carece de interés.