Durante el último cuarto del siglo XX hasta la actualidad, la investigación en torno a la atención se ha incrementado de forma espectacular. Los modelos de recursos unitarios dieron paso a los modelos de recursos múltiples.

Navon y Gopher 1979 propusieron que la atención podía entenderse mejor como un conjunto de recursos múltiples diferenciados que como un recurso general e inespecífico.

Los principios del enfoque de los recursos múltiples fueron aplicados por Wickens 1980 al ámbito del factor humano.

Una variación de la metáfora del foco la constituye la Teoría de la Integración de Características. Esta teoría pretende explicar los resultados obtenidos en tareas de búsqueda visual, en las que los sujetos deben detectar si un determinado estímulo relevante, está o no presente entre un conjunto de estímulos irrelevantes.

Los estudios de priming han proliferado también durante estos últimos años en el ámbito de la atención.

Otra perspectiva que ha gozado de enorme popularidad en este periodo es "la selección para la acción", defendida por Neumann y Allport en 1987, propone que las limitaciones atenciones no deben atribuirse a la presencia de un mecanismo de capacidad limitada o de recursos limitados.

Durante este periodo, se ha dedicado también a aportar evidencia neuropsicológica sobre los mecanismos cerebrales que subyacen en la atención. 

Finalmente, en estas últimas décadas se han producido avances destacados al trasladar las teorías y metodología de la psicología de la atención al ámbito aplicado.