Muchos afirman que desde la Primera Guerra Mundial hasta la década de los sesenta, no hubo investigación sobre atención o que la investigación sobre atención prácticamente desapareció por completo desde 1930 en adelante.

La investigación sobre el mecanismo no sólo no llegó a desaparecer, sino que los trabajos realizados durante este periodo actuaron a modo de puente entre la investigación anterior a 1910 y los actuales estudios contemporáneos.

Jersild (1927), publicó su clásica monografía Mental Set and Shift, aportación más destacada en éste periodo.

Otra aportación de gran relevancia, fue el descubrimiento del denominado periodo refractario psicológico. Con esta idea, Telford (1931) realizó un experimento para dar respuesta a la cual la neurona era mucho menos sensible a nueva estimulación.

J. R. Stroop (1935/1992) publicó uno de los trabajos más citados en psicología, en el que se demuestra cómo la información que es irrelevante para realizar una tarea puede llegar a afectar seriamente a la misma. 

En éste periodo se lograron importantes descubrimientos que han gozado de una enorme repercusión posterior.