Desde la filosofía hay un interés sobre el estudio de la atención.

Actualmente son discutidas diversas cuestiones: el análisis de las relaciones entre atención, consciencia y pensamiento, o la cuestión del control voluntario o involuntario de la atención hacia objetos y eventos.

El español Luis Vives, es considerado por John B. Watson (1915) como el padre de la psicología moderna. Su primer libro "De Anima et Vita", fue uno de los primeros humanistas en reconocer la importancia de la investigación empírica. Es conocido por sus observaciones sobre las relaciones entre atención y memoria.

Malenbranche (1638-1715), primer filósofo que trató el tema de la atención (Berlyne, 1974). Su libro The Search After Truth, afirmo que tenemos acceso a las ideas y representaciones del mundo exterior, pero no al mundo en sí mismo.

Leibniz (1646-1716) fue el responsable de introducir el concepto de "a percepción". La  apercepción es el acto necesario para que un individuo llegue a ser consciente de los eventos perceptivos.

Herbart (1776-1841) considero la  apercepción como un mecanismo que ponía en relación las nuevas ideas con las ya albergadas en la mente.

Una de las observaciones más difundidas en la primera parte del s. XIX demostraba la incapacidad de las personas para atender a más de un evento a la vez.