Se ha encontrado que la amplitud de memoria visual y verbal disminuye ligeramente con la edad (Baddeley, 2009).

La media de amplitud de dígitos disminuye de 6,6 a 5,8 elementos a lo largo de la vida (Parkinson, Inman y Dannenbaum, 1985), mientras que la amplitud de memoria visual disminuye desde 5,1 a 4,7 bloques (Spinnler, Della Sala, Bandera y Baddeley, 1988). La disminución de la memoria a corto plazo para palabras también es muy pequeña (Craik, 1986).

Sin embargo, la memoria de trabajo (lo que se referiría a la capacidad de manipular la información de la memoria a corto plazo) sí que disminuye. Se cree que esto se produce debido a que los mayores se dejan influenciar mas que los jóvenes en estímulos irrelevantes, lo que les genera interferencia.