La mejor manera de entender la motivación humana es analizar los distintos sistemas que la conforman, estudiando sus principales componentes: biológicos, aprendidos y cognitivos.

Es importante considerar los componentes motivacionales para comprender el funcionamiento del proceso motivacional, y conocer las interrelaciones que se producen entre ellos.