La percepción de los objetos y de los acontecimientos está determinada por estructuras mentales que no nos han venido dadas de forma innata sino que son el resultado de un proceso de aprendizaje perceptivo a partir de experiencias sensoriales elementales.

La formulación de la teoría clásica de la percepción de E. Titchener suele conocerse con el nombre de estructuralismo.

La sensación como unidad de análisis

Külpe utilizó de forma sistemática el término atributo para caracterizar las sensaciones. Para él las sensaciones sensoriales (cinco sentidos) deben tener tres atributos: Cualidad, intensidad y duración.

Además, la visión y el tacto, tenían una cuarta: la extensión.

La percepción como síntesis de sensaciones

Estímulo distante: Propiedades físicas de los objetos mismos (Tamaño, forma, distancia) Estas son las más importantes que captamos de los objetos.

Estímulo próximo: Propiedades de la estimulación que actúa sobre nuestros receptores (Vg. De la visión: imagen del objeto que se proyecta sobre los ojos) Principio de verosimilitud (Helmholtz): Acabamos percibiendo aquellas características de los objetos que, sobre la base de la experiencia previa, son más probables.

La Inferencia inconsciente

El proceso perceptivo es como un proceso de resolución de problemas, que es el resultado de la experiencia previa pero que se desencadena al margen de la voluntad consciente del observador. (Helmhotz)