Concepto

La disfasia evolutiva o trastorno específico del lenguaje es una patología que presentan algunos niños en la que presentan problemas serios para utilizar el lenguaje o para la comprensión de éste. El hecho de que se denomine trastorno específico del lenguaje quiere decir que el trastorno no depende de que se deba a una patología previa como parálisis cerebral, retraso mental o autismo. Por tanto el TEL es un trastorno primario del desarrollo del lenguaje por que no se debe a ninguna patología. Por tanto un niño con TEL es un niño de inteligencia normal con discapacidad para bel habla, por lo que se puede diagnosticar al observar una discrepancia entre el CI y las puntuaciones en pruebas del lenguaje hechas en una edad determinada.

Clasificación

Existen varios tipos de trastorno específico del lenguaje. La disfasia evolutiva expresiva es la patología que presentan los niños que tienen serias dificultades en la expresión y emisión del lenguaje.

En esta categoría hay niños que se consiguen hacer entender y otros que no se hacen entender en absoluto. Se ha observado que los niños con disfasia expresiva tienen menos problemas emocionales y tienen interés por comunicarse con los demas. Por el contrario, los niños con disfasia evolutiva receptiva presentan dificultades para comprender la información que les envían los demás. Estos últimos presentan mas problemas emocionales que los disfásicos expresivos y tienen poco interés en establecer comunicación con los demás.

El DSM-IV clasifica estos trastornos en trastorno del lenguaje expresivo y trastorno del lenguaje mixto.

En el trastorno del lenguaje expresivo el sujeto presenta habla reducida cuantitativamente, omisión de palabras, palabras ordenadas de forma incorrecta, fallos gramaticales y desarrollo del lenguaje lento, entre otros síntomas. En cuanto al trastorno mixto del lenguaje expresivo-receptivo se caracteriza por un retraso en el desarrollo del lenguaje tanto expresivo como receptivo.

Déficit psicolingüísticos

En cuanto a los déficits psicolingüísticos se ha observado que:

  • El nivel fonológico no presenta desviación, sino que se desarrolla de forma retrasada (es decir, que el desarrollo del nivel fonológico es el mismo que el de niños normales pero se produce con retraso con respecto a ellos);

  • El nivel sintáctico: los niños normales son capaces de repetir estructuras sintácticas que todavía no son capaces de usar en el habla espontanea (es decir, un niño normal puede repetir el coche cuyo dueño... sin que lo haya usado nunca en el habla espontanea), y se observa que en niños disfásicos el patrón es inverso, pues no pueden imitar estructuras que en otras ocasiones han usado;

  • Nivel semántico: en el nivel semántico no se observan demasiadas deficiencias.

Disfasia infantil adquirida

La disfasia infantil adquirida se puede producir o bien por una lesión cerebral temprana o bien por sufrir un trastorno convulsivo (epilepsia). Se considera que como límite inferior para padecer disfasia adquirida están los 3 años, ya que si se produce la disfasia con menos edad se considera evolutiva, y como límite superior están aproximadamente los 10 años (aunque este límite es mas variable), por que si la lesión se produce con mas de 10 años de edad se hablará de un trastorno del lenguaje adulto (será por tanto una afasia -esto es lo que he entendido yo-).

El hecho de que la lesión se produzca entre los 3 años y los 10 favorece que los sujetos tengan la posibilidad de recuperarse por dos motivos:

  1. Por la plasticidad neuronal: es mas fácil que los circuitos del lenguaje se reparen cuando el cerebro está en plena fase de establecimiento de conexiones y mielinización;

  2. Por que una vez dañado el hemisferio dominante, es probable que el hemisferio no dominante asuma las funciones del lenguaje.

Uno de los efectos mejor documentados que se producen cuando tiene lugar la disfasia infantil adquirida es una reducción importante de la actividad lingüística denominada hipoproductividad. Los niños se comunican muy poco, de hecho es dificil conseguir arrancarles las palabras. Además, conviene saber que las lesiones a partir de los 7 años producen deficiencias en el desarrollo del lenguaje escrito.