Hiperactividad y dificultades de aprendizaje

Un niño con trastorno de atención puede tener estos grupos de problemas:

  • Dificultades específicas de aprendizaje.

  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

  • Problemas secundarios socioemocionales.

El TDAH se considera un trastorno neurológico que influye en la capacidad para controlar el nivel de actividad motora, para determinar qué estímulos externos son relevantes o no relevantes, y para reflexionar antes de actuar.

La relación de la dificultad específica de aprendizaje (DEA) con los TDAH es cada vez más clara. Los problemas socioemocionales son para algunos consecuencia de la experiencia de fracaso en el aprendizaje, mientras que para otros tienen también origen en alguna disfunción del sistema nervioso. Se viene estimando que el 40 al 50% de los niños con TDAH también poseen DEA y se hallan solapados.

Comorbilidad entre hiperactividad y otros tratornos de conducta perturbadores

En su forma grave el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, es muy perturbador en el ámbito de la adaptación social, familiar y escolar. Los niños atendidos en centros a causa de su TDAH sufren también un trastorno negativista desafiante (TND) o un trastorno disocial (TD). Los problemas de comportamiento perturbador tienden a presentar una alta comorbilidad con otros problemas.

House 2003: en los niños con trastorno de déficit de atención con hiperactividad puede presentarse una elevada prevalencia de trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad, trastornos del aprendizaje y trastornos de la comunicación.

Epstein, Shaywitz y Woolston 1991, consideran que el déficit de atención es el trastorno neurocomportamental más frecuente entre los niños.

Se dan altos niveles de comorbilidad, hasta el punto de poder preguntarse si los déficit neuropsicológicos de procesamiento asociados con TDAH se pueden explicar por los trastornos comórbidos.

La comorbilidad entre los trastornos de comportamientos perturbadores es muy elevada en nuestras clínicas, estimandose el 20 al 60% la presencia de TD y del TND en niños con TDAH, y el 90% la presencia de TDAH en niños remitidos por TD.

Actualmente se plantea si el TDAH y el TD son trastornos distintos, o bien subtipos de un mismo trastorno, es decir si los factores de inatención-hiperactividad, son independientes o no, de los problemas de comportamiento-agresión.

Resulta complicado de diagnosticar un TDAH por su solapamiento con el trastorno disocial o TD.

Déficit de memoria y déficit lingüístico

Existe controversia en cuanto a los resultados que comparan y diferencian niños con TDAH y niños con DEA, tales resultados sugieren:

  1. Que los déficits de denominación por confrontación y en denominación automatizada rápida están vinculados con DEA.

  2. Que los déficit en aprendizaje de listas de palabras y en recuerdo se hallan vinculados al TDAH.

Tras estudios, los autores constatan, entre los niños con problemas de atención no solo más problemas de conducta, sino también una mayor incidencia de déficit del lenguaje.

La especial problemática de los niños en quienes coexiste TDAH con DEA, algunos investigadores ponen de manifiesto como estos niños se hallan limitados en su capacidad para desarrollar habilidades de procesamiento automático necesarios para la lectura, limitación que se suma a otras dificultades escolares, como la memoria; otros en cambio, consideran que la influencia del TDAH sobre el déficit de la lectura tiene un carácter secundario, haciéndolo aún más pronunciado, pero sin que se pueda considerar al déficit atencional causa primaria de los problemas con la lectura.