Estrés y estado de salud

Existen datos que apuntan a una posible conexión psicobiológica que explicaría diferencialmente ciertos trastornos. La percepción de no control sobre las situaciones estresantes, el afrontamiento pasivo-emocional, las respuestas de indefensión-desesperanza y la escasa expresión emocional y las características asociadas al tipo I, se relacionan con patrones fisiológicos (aumento de corticoides) que reducen la competencia inmunológica, lo que aumenta la vulnerabilidad al cáncer, a enfermedades infecciosas…

Por otra parte, mantener cierto grado de control, el afrontamiento activo y confrontativo, las respuestas de fuerte expresión emocional y las características asociadas al tipo II, se asocian a incrementos crónicos de la actividad catecolaminérgica y de responsividad cardiovascular, lo que puede dar lugar a un deterioro de la estructura y funciones vasculares.

Frankenhaeuser demostró una relación diferencial entre el tipo de afrontamiento/emoción y las respuestas hormonales. El esfuerzo y el distress se asocian de forma distinta con los sistemas médulo-suprarrenal (adrenalina) y cortico-suprarrenal (cortisol). La variable distress incluye elementos de incertidumbre, insatisfacción, actitudes pasivas y sentimiento de indefensión. El esfuerzo implica elementos de interés, actitudes activas de afrontamiento y mantenimiento de cierto control sobre la situación. Hay 3 posibles combinaciones:

  • Esfuerzo y distress: elevación conjunta de cortisol y de adrenalina. Estado típico del estrés diario.

  • Esfuerzo sin distress: elevación de secreción de catecolaminas y posible descenso de cortisol.

  • Distress sin esfuerzo: elevación de cortisol. Las catecolaminas pueden estar también incrementadas pero menos que con el esfuerzo. Perfil típico de los estados depresivos.

El estrés se relaciona también con trastornos más típicamente psicológicos: la esquizofrenia obedece a una interacción entre los factores de vulnerabilidad /predisposición) y factores externos (estresantes).

Estrés y conductas relacionadas con la salud

El estrés puede influir sobre la salud de manera indirecta elicitando conductas no saludables, como incrementando el consumo de tabaco y alcohol o conduciendo de manera arriesgada (estas conductas podrían conceptuarse como modos de afrontamiento del estrés). El apoyo social reduce la frecuencia de CRS no saludables, aunque puede potenciar CRS nocivas (adolescentes estimulados a consumir drogas).

Las variables disposicionales se vinculan a prácticas de CRS nocivas. La conducta tipo A induce a un consumo elevado de alcohol y tabaco. El neuroticismo correlaciona negativamente con práctica de ejercicio.

El modelo de creencias de salud de Rosenstok se ha creado para la predicción de conductas de salud específicas. Tiene implicación de creencias personales de salud.