Audio-coloquio

Una de cada cuatro personas sufre a lo largo de su vida algún tipo de trastorno mental. Ello implica que numerosos niños, entre el 3 y el 11% de la población mundial infantil, convive con un padre o una madre con enfermedad mental.

Una circunstancia que incide en el desarrollo normal de los hijos, les pone en riesgo de sufrir ellos mismos diversas alteraciones emocionales y de conducta. El Proyecto europeo Lifelong Kids Strenths llama la atención sobre la situación de estos niños y sus padres y propone lineas de intervención desde el ámbito de la Atención Temprana.