Cuando la fuente de un sonido se halla más cerca de un oído que del otro, la intensidad con que afecta al oído más próximo es mayor; esta diferencia es mayor con frecuencias sonoras altas; este dato es una clave para detectar la procedencia del sonido.

 

Contenido relacionado