11.3. Teorías sobre la adolescencia

Los antecedentes: Stanley Hall

Su obra “Adolescence” basada en hipótesis tuvo mucha influencia durante años.

En ella defiende la tradicional hipótesis de Haeckel sobre recapitulación: el desarrollo ontogenético recapitula el filogenético. Las etapas del desarrollo son paralelas a las que ha desarrollado la especie humana a lo largo de su evolución desde las especies inferiores. La adolescencia sería un período ontogenético.

Las aportaciones del psicoanálisis: Anna Freud, Peter Blos y Erik Erikson

Freud: la adolescencia es una etapa secundaria del desarrollo de la personalidad teniendo que solucionar el complejo de Edipo o de Electra.

Anna Freud: aclara que existen dos tipos de mecanismos de defensa: intelectualización o racionalización y ascetismo.

Intelectualización o racionalización: se minimiza la ansiedad no implicándose personalmente en aquellas cuestiones que les afectan directamente. Ej: pensando y analizando en profundidad las ideas, causas de algo o las cuestiones éticas.

Ascetismo: minimiza la ansiedad rechazando las tentaciones, renunciando a estar con sus compañeros, no participando en actividades de tiempo libre y rechazando relaciones sexuales.

Peter Blos (Mr. Adolescence) realizó dos aportaciones: la división de la adolescencia en etapas, y el proceso de individuación.

La división de la adolescencia en cinco etapas:

  1. Pre-adolescencia.

  2. Adolescencia temprana: el [email protected] vuelve a verse atraído por el progenitor del sexo contrario intentando tener relaciones de amistad intima con personas de su mismo sexo.

  3. Adolescencia propiamente dicha: relaciones de amistad relegadas por las relaciones amorosas.

  4. Adolescencia tardía: consolidación de la identidad sexual del individuo como del yo.

  5. Post-adolescencia.

Individuación: implica desvinculación afectiva de los padres, del logro de la autonomía y la confianza en sí mismos. El adolescente logrará la sensación de tener sus propias ideas sin depender de los padres. Para conseguirlo el adolescente se rebela contra las ideas de los padres poniéndolas entre paréntesis. Tras este paréntesis acepta las normas de los padres o por el contrario, adopta normas y ética diferentes.

Erikson: estudió el desarrollo global de las personas, convirtiéndose en uno de los grandes precursores de las teorías del ciclo vital. En su concepción del desarrollo de la identidad durante la adolescencia establece 8 etapas que suponen su evolución del yo. Cada uno de los estadios está formado por dos polos: uno positivo y otro negativo. Estos polos los genera la sociedad y la elección de un polo u otro depende de esta sociedad. El paso de un estadio a otro sucede cuando el individuo supera una crisis o dialéctica entre distintos polos.

En la adolescencia los chicas deben enfrentarse a la dicotomía entre identidad y confusión de roles.

Identidad: sentido integrado de continuidad y coherencia a lo largo de la vida.

Confusión de roles: no tener muy claro quién se es y qué papel se desempeña en la vida.


Moratoria: tiempo que necesita el adolescente para realizar la integración de los logros adquiridos en etapas anteriores.

El siguiente periodo: intimidad frente a aislamiento, se construirá sobre el primero. Estas etapas son paralelas en el caso de las chicas.

Desarrollo de la teoría de la identidad adolescente: James Marcia

Desarrolla la teoría de Erikson bajo la premisa de que el logro de la identidad consiste en la ambivalencia entre el polo de la confusión o la identidad resuelta y en el grado en que los [email protected] han explorado el mundo y han logrado comprometerse en diferentes dominios de la vida: política, religión, trabajo, relaciones intimas, amistad y rol de género.

Marcia sugiere 4 estatus de identidad que surgen de la combinación de dos dimensiones: crisis de identidad y compromiso vocacional, ideológico o personal.

Los cuatro niveles son:

  1. Identidad de logro: si compromiso, si crisis.

  2. Moratoria: no compromiso, si crisis.

  3. Identidad hipotecada: si compromiso, no crisis.

  4. Identidad difusa: no compromiso, no crisis.

Al inicio de la adolescencia el [email protected] se sitúa en el estatus de difusión de la identidad. Posteriormente pasa a la moratoria y finalmente se logrará la identidad. Los que no pasan la etapa de crisis o moratoria tendrían una identidad hipotecada.

Tareas evolutivas: Robert Havighurst

Elabora una teoría que abarca todo el ciclo vital. En las diferentes etapas del desarrollo se debe hacer frente a una serie de tareas evolutivas provenientes de tres fuentes:

  1. La maduración física.

  2. Las presiones culturales o expectativas de la sociedad sobre la persona.

  3. Los valores y las aspiraciones individuales.

Algunas de estas tareas son paralelas a las que ya hemos descrito en autores anteriores, independencia emocional de los padres o la formación de relaciones maduras.

Primer año: Maduración de los sistemas sensoriales y motores. Desarrollo emocional y apego. Inteligencia sensoriomotora y permanencia del objeto.

2-3 años: Lograr la independencia de movimientos. Conseguir autocontrol. Desarrollar la fantasía, el juego, lograr comunicarse afectivamente.

3-6 años: Identificación de género. Desarrollo moral temprano. Jugar en grupo. Desarrollo de la autoestima.

6-12 años: Establecer relaciones de amistad con iguales. Lograr una imagen de sí mismo compleja y estructurada. Lograr un pensamiento operatorio concreto. Aprender habilidades académicas básicas. Jugar en equipo.

12-18 años: Aceptar el propio cuerpo y aprender a usarlo. Formar relaciones más maduras con iguales de ambos sexos. Adoptar un rol social masculino o femenino. Independizarse emocionalmente de los padres. Prepararse para el mundo profesional. Prepararse para la vida en familia y en pareja. Adquirir valores y sistemas éticos. Desear y lograr una conducta socialmente responsable.

18-30 años: Integrarse en el mundo laboral. Selección de pareja. Aprender a vivir en pareja. Tener familia propia. Criar a los hijos. Aprender a ser un ciudadano responsable. Encontrar un grupo social estable.

30-60 años: Favorecer la asunción de responsabilidades y felicidad de los hijos. Alcanzar y mantener cotas profesionales satisfactorias. Desarrollar actividades socio adultas. Relacionarse con la pareja en tanto persona. Aceptar y ajustarse a los cambios fisiológicos de la mediana edad. Aceptar y adaptarse al envejecimiento de los padres.

Mas de 60: Adaptarse a fuerza física y salud en declive. Adaptarse a la jubilación y reducción de ingresos. Adaptarse a la muerte de la pareja y viudedad. Adoptar y adaptarse a roles sociales de manera flexible. Establecer un habitat físico de vida satisfactoria.

La situación actual: J. C. Coleman

Coleman dividió el estado de la situación de la adolescencia en dos visiones:

  1. La idea de la adolescencia como tormenta y drama defendida por Hall y Anna Freud.

  2. Los estudios de tipo sociológico que se empeñaban en demostrar que la adolescencia pasaba sin mayores problemas.

Acercándonos a la Teoría focal de Coleman vemos tres cuestiones que hacen que no esté conforme con ninguna de las dos visiones anteriormente descritas:

  1. La tormenta y drama es una teoría con poca base puesto que los psicoanalistas utilizaban muestras sesgadas.

  2. Las conductas delictivas, consumo de drogas...son noticia saliente para los medios.

  3. Las investigaciones con grandes muestras sobreestiman las respuestas que los adolescentes dan sobre su buen ajuste y sentimientos internos positivos, ya que alguien que lo esté pasando mal no lo va a transmitir tan fácilmente.

Coleman sí ve problemas con los padres, problemas cotidianos.

Coleman realizó un estudio empírico con [email protected] de 11, 13, 15, 17 años en el que se incluían cuestiones referidas al autoconcepto, relaciones con los padres, soledad, relaciones heterosexuales, amistades y situaciones de grupo. Ratificó que las actitudes ante estas cuestiones evolucionaban con la edad pero no al mismo tiempo.

A partir de esta investigación y evidencias empíricas acumuladas elaboró la Teoría focal, que defiende:

  • La resolución de un aspecto no es requisito imprescindible para el paso al siguiente estadio.

  • No existen límites claros entre un estadio y el siguiente.

  • La secuencia de desarrollo no es única ni inmutable.

En resumen, la Teoría focal defiende la idea de que en su desarrollo, los adolescentes deben enfrentarse a diversos cambios, pero no todos al mismo tiempo.