10.1. Relaciones familiares en la infancia

El principal objetivo de este capítulo está centrado en el estudio de aspectos del desarrollo social en la infancia, haciendo hincapié en el bullying.

Los seres humanos también aprendemos por medio de la interacción social, estando intrínsecamente relacionado con el desarrollo cognitivo.

La familia es uno de los más importantes contextos de socialización y desarrollo del niño, teniendo una influencia bidireccional la relación padre/madre/hijo.

Estílos de crianza de los padres

Los estudios de Diana Baumrind parten de dos dimensiones (control y receptividad) que combinándolos configuran los estilos educativos de los padres.

Dimensiones:

  • El control paterno: se refiere a lo restrictivo que son los padres.

  • La receptividad paterna o afecto: se refiere al apoyo emocional que los niños reciben de sus padres.

Hay cuatro estilos de crianza:

  • Democrático: afectividad parental alta y control parental alto.

  • Autoritario: afectividad parental baja y control parental alto.

  • Permisivo: afectividad parental alto y control parental bajo.

  • Indiferente: afectividad parental baja y control parental bajo.

Padres democráticos: Ponen límites a la conducta de los hijos, pero tienden a explicar y razonar las reglas. Escuchan y son razonables.

Padres autoritarios: Son muy rígidos con las normas, son poco afectuosos. Imponen su criterio y no cuentan con las necesidades emocionales del niño. Lo importante es la disciplina, dominar.

Padres permisivos: polo opuesto a los autoritarios. Sin reglas en el hogar y muestran bastante afecto a los hijos. Transmiten amor incondicional. Estilo educativo muy pernicioso.

Padres indiferentes: No ejercen ningún tipo de control ni dan apoyo emocional a sus hijos. Niños maltratados.

Efectos o consecuencias de los distintos estilos de crianza

Hogares democráticos: niños con gran autoestima, alta competencia social y óptimo rendimiento escolar.


Hogares autoritarios: niños dependientes, sin capacidad de crear sus propios criterios, poco asertivos y fácilmente irritables.

Hogares permisivos: niños agresivos, rebeldes, impulsivos e ineptos socialmente. También activos, extrovertidos y creativos.

Hogares indiferentes: niños con peores resultados, delincuentes.

Relaciones entre hermanos

La relación entre hermanos es importante por su incidencia en el nivel de desarrollo social y cognitivo.

Relaciones entre hermanos y trato con los padres

El estudio de las relaciones entre hermanos interacciona con la calidad de la relación que los padres mantienen con sus hijos.

Hipótesis de compensación de hermanos: Relación más cálida entre hermanos por ausencia del cuidado paterno. Los hermanos mayores pueden ser sustitutos de los padres.

Investigaciones apuntan a la existencia de una relación inversa entre la calidad de la interacción padres-hijos y la calidad entre hermanos.

Estudio de Bryant -situación laboratorio- descubrieron que la indiferencia de la madre hacia las hijas correlacionaba con mayor número de conductas prosociales de hermana mayor a menor.

Dunn y Kendrick indicaron que la depresión post parto del segundo hijo se transforma en reacción positiva entre hermanos cuando el pequeño tiene 14 meses.

Hipótesis de hostilidad: Relaciones hostiles entre hermanos por ser tratados de diferente manera por sus padres.

La calidad de las relaciones entre hermanos depende de otros factores (genero, celos, temperamento...). La hipótesis de hostilidad apunta en esta dirección.

Hetherington encontró que cuando a un hermano se le trata con menor afecto y mayor irritabilidad existe la probabilidad de que la interacción entre hermanos sea agresiva, evitativa y de rivalidad.

Dunn defiende que hay muchos más factores que inciden en el tipo de relación entre hermanos.

Pueden los hermanos sustituir a los padres?

Generalmente los padres no hablan con sus hijos en edad escolar sobre las emociones. En este caso los hermanos pequeños buscan a los mayores para resolver sus conflictos ya que ven a los padres como emocionalmente no disponibles. Bryant analizó las verbalizaciones de los padres o hermanos mayores hacia sus hijos/ hermanos pequeños y las clasifico en:

  • Estrategias de acción directa positiva: el padre o hermano mayor intentan instruir al menor para solucionar su problema (si tienes que resolver este problema lo mejor que puedes hacer es aprender a multiplicar).

  • Estrategia de acción directa negativa: respuestas de los padres centradas en la conducta negativa del niño: no estudies los ríos sin saber localizarlos en el mapa.

  • Respuestas expresivas positivas: el padre se centra en los sentimientos del niño y los acepta, me doy cuenta de lo mal que tienes que sentirte en este momento.

  • Respuestas expresivas negativas: rechazan, cuestionan o invalidan los sentimientos del niño, no sé por qué te enfadas por no saber resolver este problema.

  • Respuestas cognitivas positivas: intento de cambiar el pensamiento del niño dando una interpretación positiva, yo siempre te he ayudado a resolver los deberes ¿verdad?.

  • Respuestas cognitivas negativas: interpretación negativa del hecho, tú siempre piensas que el profesor está loco.

El análisis de los resultados de este estudio indican que los padres confidentes mostraron mayor no de estrategias que los hermanos mayores.

Comunicación entre los hermanos

Los adultos y hermanos mayores adaptan su habla cuando se dirigen a un bebé.

La comunicación del niño al bebé sucede en 2 situaciones:

  • Cuando el niño prohíbe, disuade.

  • Cuando el niño dirige la acción del bebe en un juego compartido.

El habla de los niños al bebé es escasa en preguntas.