2.2. El desarrollo cerebral

Las diferencias del desarrollo cerebral humano con el de los otros primates consisten en el notable incremento de la corteza cerebral y la existencia de un periodo temporal mucho más largo de desarrollo postnatal. De este hecho surgen las capacidades cognitivas específicas del ser humano. Las neuronas que posee el bebé en el nacimiento han sido generadas en los primero meses del embarazo (especialmente 3-4 mes). Estas neuronas tienen que emigrar y establecer conexiones con otras neuronas para formar el tejido cerebral. Hacia el 4,5 mes de gestación la migración neuronal ha creado tres estratos diferenciados y a partir del séptimo mes alcanza los seis estratos. El desarrollo prenatal del cerebro incluye el proceso de crecimiento y desarrollo de axones y dendritas y el establecimiento de conexiones sinápticas axón-dendrita (quinto mes de gestación).

Para poder relacionar el desarrollo cerebral con el cognitivo resulta importante ver algunas características del desarrollo postnatal que vamos a enumerar:

Crecimiento postnatal del cerebro humano

La masa cerebral se cuadruplica entre el nacimiento y la edad adulta debido al aumento del número y complejidad de las dendritas, al incremento de la densidad de las conexiones sinápticas en el cortex cerebral y al incremento de la mielinización.

Pérdida o “poda” de conexiones sinápticas

Proceso de pérdida de densidad sináptica que aparece en diferentes edades dependiendo de la zona cortical. La sobreproducción inicial de conexiones sinápticas y su posterior poda parece estar relacionada con la plasticidad del cerebro infantil.

Plasticidad cerebral

Propiedad fundamental del desarrollo del córtex. El proceso de diferenciación y especialización de las diferentes áreas del córtex está muy influenciado por la actividad neuronal y por factores intrínsecos relacionados con el “encendido” automático.

La corteza frontal es la encargada del las funciones ejecutivas que implican la capacidad de planificar la conducta, controlar la atención durante la realización de tareas complejas, inhibir conductas erróneas o activar conocimientos almacenados en la memoria a largo plazo. Sólo a partir de los 25 años la poda sináptica está finalizada, es decir, el establecimiento de conexiones específicas que permiten realizar tareas cognitivas complejas (resolución problemas matemáticos), que requieren la acción de procesos de control ejecutivo está en desarrollo durante la adolescencia y se consigue de pleno en la edad adulta.

Asimismo, el proceso de mielinización se produce en diferentes oleadas desde el periodo prenatal, llegando en zonas especificas a la edad adulta. Los cambios más importantes de mielinización se producen en la adolescencia (disminución de la materia gris e incremento de la materia blanca).

Durante la edad adulta se producen cambios específicos en el hipocampo:

  • Procesos del desarrollo regulados genéticamente. La formación y desarrollo de neuronas, la proliferación y sobreproducción de las sinapsis.

  • Procesos del desarrollo regulados por el ambiente. Procesos de poda sináptica y el establecimiento de nuevos circuitos y redes sinápticas.

Contenido relacionado