5.4. Memoria, conocimiento y educación

Memoria y conocimiento

Las estrategias semánticas se asientan sobre la base de conocimiento previo (contenidos ya presentes en la MLP). El conocimiento es memoria.

El grado de familiaridad produce un gran efecto sobre la memoria infantil con el material a recordar, y tanto con material simples (tareas de MCP) como con materiales complejos.

Este efecto positivo parece ejercerse a través de un aumento de la velocidad de procesamiento de la información específica con la consiguiente reducción de las demandas en la MO, lo que permite realizar operaciones estratégicas sobre el material a recordar (eficacia del procesamiento).

La influencia positiva de la base de conocimientos se produce facilitando 3 cosas:

  • La accesibilidad de los elementos.

  • El establecimiento de relaciones entre ellos.

  • La aplicación deliberada de estrategias.

Las diferencias en el conocimiento de base explican en gran parte las diferencias evolutivas encontradas en las tareas de memoria.

Diferencias evolutivas y diferencias entre expertos y novatos

Muchas diferencias evolutivas pueden entenderse e interpretarse mejor como simples diferencias entre “expertos y novatos”, las diferencias relativas a los distintos niveles de conocimiento en campos específicos más que como diferencias evolutivas cronológicas de dominio general.

A medida que el conocimiento es más articulado y organizado favorece el uso eficaz de estrategias más semánticas (de organización y elaboración de la información).

La buena memoria de los expertos en cualquier campo, parece estar basada principalmente en la gran estructuración e integración de los contenidos de información almacenados y sólo secundariamente en el uso más efectivo de las estrategias.

Lo importante no es tanto el aumento cuantitativo de conocimientos, como su creciente interconexión y organización. Esto último es lo que facilitaría un rápido acceso a la información relevante y el establecimiento de relaciones, permitiendo un uso más eficiente de las estrategias.

El papel del metaconocimiento

Otro aspecto que parece diferenciar a los expertos de los novatos es su mayor capacidad y conocimiento metacognitivo en relación a la propia memoria, en cuanto a su contenido y procesos (en términos de metaconocimiento) y en cuanto al control de los mismos que se lleva a cabo durante la memorización (en términos de control metacognitivo).

Los estudios reflejan que la metamemoria no está directamente relacionada con un comportamiento estratégico eficaz, sino que es fundamentalmente su interacción con el conocimiento de base, lo que determina el efecto más o menos positivo en el recuerdo.

Se habla del buen usuario de estrategias enfatizando el hecho de que para actuar estratégicamente no es suficiente con ser capaz de realizar ciertas operaciones cognitivas y que las variables estratégicas interactúen con las de conocimiento y metaconocimiento.

La relación entre memoria y metamemoria es bidireccional, de forma que la propia ejecución suele conllevar una mejora en el metaconocimiento y en la autorregulación.

Memoria y educación

Se ha apelado a la propia escolarización (y a las experiencias que conlleva) como el principal factor determinante del notable desarrollo de las estrategias de memoria que se produce justamente en los años escolares.

Los niños pertenecientes a culturas o grupos culturales que no reciben una educación formal en la escuela, manifiestan una conducta estratégica que en diferentes campos y en particular en la memoria, es claramente inferior a la de los niños escolarizados.

Es en el ámbito escolar donde el estudio de las estrategias de memoria (como recursos elementales) converge esencialmente con el estudio de cómo tales recursos se integran dentro de los procesos más complejos de aprendizaje y solución de problemas en contextos naturales.

En referencia al contexto del aprendizaje escolar, la estrategia de repetición se corresponde con una estrategia de estudio tan común como poco productiva y que consiste en leer muchas veces los contenidos a aprender.

En este contexto lo que se requiere es la habilidad para usar activamente estrategias más semánticas como la de organización y elaboración en línea con lo que se entiende como aprendizaje significativo.

Existe una relación directa con la forma en que se adquiere y se desarrolla la propia lectura y también la escritura como recursos básicos para el aprendizaje y la comunicación.

Son las actividades más característica en el periodo escolar encaminadas a promover las habilidades de los niños para comprender y expresar ideas mediante el uso del lenguaje escrito.

Al igual que ocurre con las estrategias básicas de memoria, las diferencias evolutivas en las estrategias de comprensión lectora pueden reducirse considerablemente a través del entrenamiento.

La capacidad de la MO de los estudiantes limita sus habilidades de comprensión y razonamiento, lo que a su vez afecta necesariamente a los procesos de aprendizaje.

La MO y en particular los procesos ejecutivos de control de la atención, supervisión y planificación están directamente implicados en múltiples tareas escolares cotidianas.

El ejecutivo central es el componente básico a la hora de explicar la actuación de los individuos en las tareas cognitivas más complejas como el razonamiento y el pensamiento matemático.

Contenido relacionado