7.3. Desarrollo cronológico de los principales modelos estructurales de la personalidad

Un modelo de factores primarios: El modelo de 16 factores de R.B. Cattell.

Fuentes de datos utilizadas por R:B: Cattell:

  • Datos "L": datos derivados de la observación de la frecuencia e intensidad de manifestaciones de conductas específicas en las personas objeto de observación.

  • Datos "Q": datos derivados de los autoinformes que las personas realizan acerca de sí mismo en los cuestionarios a laborados al respecto.

  • Datos "T": datos provenientes de la evaluación de las respuestas o conductas generales de los sujetos a pruebas objetivas, en situaciones estandarizadas y controladas.

Un modelo de tipos : El modelo de 3 factores de H:J: Eysenck

Eysenck apeló a una serie de criterios necesarios para satisfacer la consideración de un paradigma científico en el estudio de la personalidad. Estos criterios se agrupan en relación al momento del proceso científico en el que deben ser puestos a prueba: en la fase correlacional o descriptiva, o en la fase explicativa o casual.

Criterios taxonómicos:

1. Fundamentación teórica y amplia cobertura.

2. Formulaciones teóricas que permitan establecer deducciones sujetas a comprobación empírica.

3. Postulados teóricos relativos a la descripción e interacción de rasgos.

4. Organización o estructura jerárquica de dimensiones.

5. Replicabilidad de los resultados obtenidos por los tests psicométricos.

6. Clara distinción entre factores de primer orden, o primarios, y factores d segundo orden o secundarios.

7. Convergencia de resultados en los meta-análisis realizados con los distintos estudios existentes.

8. Convergencia de dimensiones existentes, a partir de la utilización de una amplia variedad de escalas.

El modelo PEN de H:J: Eysenck: fundamentación teórica y metodológica

De las tipologías a los tipos dimensionales

La fuerza de las emociones y la velocidad del cambio de las emociones o sentimientos de un individuo proporcionarán el marco en donde los cuatro temperamentos clásicos encontrarán acomodo.

Extraversión y Neuroticismo; dos dimensiones propuestas "a priori"

Eysenck, incorpora una nueva versión la que denomina Psicotismo, basandose en planteamientos derivados de la aparición frecuente de contenidos relativos a esta dimensión en otros sistemas descriptivos contemporáneos, así como de aquellos desarrollos derivados del diagnóstico y discriminación psiquiátricos que abogan por una distinción entre neuroticismo y psicoticismo como dimensiones independientes, y continuas, desde un polo de normalidad.

Origen genético y fundaentación biológica de las diferencias individuales en personalidad

Eysenck aboga por un análisis experimental de la personalidad, estimulado por diversas contribuciones, entre ellas las de la escuela rusa, encabezada por Pavlov.

El modelo PEN: fundamentación factorial

Descripción de las tres dimensiones fundamentales del modelo PEN de H:J: Eysenck:

Extraversión/introversión: incluye rasgos primarios tales como grado de sociabilidad, actividad, vitalidad, asertividad, dominancia, búsqueda de sensaciones y despreocupación, entre otros.

Neuroticismo/estabilidad: dimensión de diferenciación individual relativa a niveles de activación y labializad emocional, representada por rasgos tales como ansiedad y estado de ánimo deprimido, sentimientos de culpa, baja autoestima, tensión o timidez, entre otros, en el polo negativo de la dimensión.

Psicoticismo/control de impulsos: dimensión representativa del continuo normalidad-psicoticismo defendido por Eysenck, centrada en rasgos relativos a la agresividad manifestada por los individuos, egocentrismo, impulsividad, carácter antisocial, falta de empatía o frialdad de afectos, entre otros, en su polaridad negativa.

El modelo PEN: fundamentación explicativa de carácter biológico

Las razones de la argumentación de Eysenck a favor de las dimensiones que propone pueden sintetizarse, en los siguientes puntos:

1. Replicabilidad de los factores defendidos en múltiples propuestas diferentes de descripción de la personalidad.

2. Generalidad de las dimensiones, o posibilidad de una aplicación ampliamente universal de las mismas, a tenor de los resultados obtenidos en los estudios transnacionales y transculturales efectuados.

3. Estabilidad cultural a lo largo de la vida, en intervalos considerables, a veces de hasta 50 años.

4. Evidencia de la intervención de factores genéticos en la acusación de diferencias individuales en la personalidad, que se plasma en la manifestación de la conducta a través de mecanismos fisiológicos, neurológicos, bioquímicos u hormonales.

5. Verificación experimental de hipótesis específicas y contrastables para cada una de las dimensiones propuestas, de carácter explicativo o funcional.

6. Relevancia social de las diferencias individuales existentes en estas dimensiones, o impacto real de las mismas en la vida cotidiana.

En 1967 Eystenk lleva a cabo una revisión de su teoría, a través de la cual sitúa las bases biológicas de la E-I en centros corticales y subcorticales del cerebro, dentro del SNC. Esencial en esta teoría es el concepto arousal o activación cortica generalizada que, a su vez, depende del nivel de activación del Sistema de Activación Reticular Ascendente (SARA).

De acuerdo con la propuesta de Eystenck, en el plano biológico:

  • Los extravertidos tienen umbrales de activación elevados en el SARA.

  • Los introvertidos tienen umbrales más bajos de activación en el SARA. 

En el plano conductual:

  • Los extravertidos, dado el bajo nivel crónico de arousal cortica que presentan, necesitan buscar estimulación de forma que esta se sitúe en niveles óptimos para el funcionamiento.

  • Los introvertidos, que se activan más fácilmente ante las situaciones, muestran una mayor preferencia por actividades que supongan una escasa estimulación pues, de lo contrario, una estimulación adicional les resultaría desagradable, al elevar excesivamente su nivel de activación cortica, ya de por sí elevado.

Un modelo alternativo de dos factores: el modelo de J. Gray

Dos dimensiones principales:

  • La ansiedad: alto Neuroticismo.

  • La impusividad: alto Neuroticismo.

Centros antagonistas:

  • Sistema de activación conductual (BAS): responsable de las conductas de aproximación y fundamento biológico de la impulsividad.

  • Sistema de inhibición conductual (BIS): responsable de las conductas de evitación y fundamento biológico de la ansiedad.

En el plano conductual, la teoría de Gray el mecanismo explicativo básico del comportamiento de cada dimensión se basa en la sensibilidad de cada organismo a dos tipos de estímulos, los castigos y los refuerzos:

  • La función del BAS, asociado a la impulsividad, es la de responder a las señales del ambiente asociadas al los refuerzos.

  • El IBIS, asociado a la ansiedad tienen función de responder a señales ambientales asociadas al castigo. a la desaparición de los refuerzos y a estímulos nuevos.

Nuevas vías de explicación

El punto de partida de Deque es el estudio de las bases biológicas de la personalidad a partir de ls Sistemas Emocionales Neuroconductuales (SEN). Estos sistemas están organizados jerárquicamente:

  • Los niveles inferiores.

  • Los niveles intermedios.

  • En el nivel general.

Lo que distingue un sistema SEN de otro:

1. Las claves amplias y diversas de estímulos que los activan.

2. Las motivaciones y emociones que los impulsan.

3. Los procesos cognitivos que en cada caso intervienen.

4. Los patrones de conducta resultantes.

5. Los neurotransmisores que subyacen a ellos.

Un modelo comprehensivo de factores secundarios: el modelo de los 5 grandes

El modelo de los 5 factores: fundamentación factorial

El modelo presenta:

  • Una necesaria integración conceptual con relación a un buen número de teorías y modelos de personalidad.

  • Una replicación aceptable de la estructura de 5 factores en lenguas y culturas distintas.

  • Una estabilidad longitudinal manifiesta en todos los factores.

  • Un buen nivel de congruencia entre los autoinformes y los informes de personas allegadas o conocedoras del individuo.

Modelo de los 5 factores: de los estudios léxicos-descriptivos a la explicación causal

Se basan en la formulación de tres niveles que McAdams realiza de la personalidad:

  • El nivel 1, referido a los rasgos de personalidad.

  • El nivel 2, en el que incluyen constructor contextualizados.

  • El nivel 3 se refiere al ajuste percibido a diferentes contextos.

 Análisis comparativo de los principales modelos estructurales de la personalidad ¿3,5 0 16 dimensiones?

Conclusiones principales:

Los 16 factores primarios defendidos por Cattell no son lo suficiente estables como para construir las bases de un modelo teórico, dado que habitualmente no son replicables.

Dos dimensiones de orden superior, Neuroticismo y Extraversión son apropiadas e identificables.

El carácter confuso de la dimensión de Psicoticismo no ha impedido que posteriormente existan serias posibilidades de integración con el resto de modelos.

Se ha dado un paso importante en la comprensión del resto de dimensiones de segundo orden propuestas, a saber, Apertura a la experiencia, Sensibilidad a las relaciones y Voluntad, que contribuyen a lograr una visión más comprehensiva y global de la personalidad, tal y como señalaron McCrae y Costa.

El modelo de 5 factores se rige como un verdadero marco de referencia e integrador del resto de modelos, tanto desde el punto de vista descriptivo como explicativo.

Aportaciones más relevantes de los modelos estructurales

1. Paso valioso en la identificación y entendimiento de regularidades importantes en la conducta.

2. Reducción y simplificación del universo a estudiar en unidades básicas, a fin de lograr un ámbito de estudio comprehensivo y parsimonioso en el análisis de las diferencias individuales.

3. Elaboración de un mapa de la personalidad.

4. Marco conceptual con posibilidades de integración y consenso, de forma que el logro de una estructura bien definida permita clarificar las relaciones entre aquello que es nuevo y aquello que ya está establecido.

5. Contribución a la elaboración de posibles inventarios de carácter amplio que permitan representar el dominio de las unidades centrales o básicas de la personalidad y las diferencias individuales existentes en las mismas.

6. Validez moderada de algunas de las unidades analizadas, con serios intentos por establecer un modelo explicativo.

7. Impulso encaminado a estudio de los mecanismos subyacentes  las diferencias individuales en personalidad.

Contenido relacionado