5.2. Principales modelos estructurales de la inteligencia

Dentro de la Psicología Diferencial, la Inteligencia se ha estudiado tanto desde una perspectiva estructural como procesual. El enfoque estructural (o metáfora geográfica) ha regido el estudio de las capacidades humanas desde su
origen. Destaca el Análisis Factorial exploratorio (para el estudio de la inteligencia a nivel de rasgo).

2.1 Principales estructuras de organización de la inteligencia

Desde la perspectiva estructural de la inteligencia, dos han sido las cuestiones en las que se han centrado los investigadores; por una parte, el número de factores que componen la inteligencia, y por otra, cómo se organizan dichos factores según su grado de generalidad y de las relaciones existentes entre ellos.

Precursores

Con respecto a la primera cuestión, el debate se polarizó entre el carácter unidimensional (unitarios- Teoría de los dos factores) de la inteligencia, postulado por Spearman, y la visión multidimensional (modelo de habilidades primarias: razonamiento inductivo, memoria, capacidad numérica, rapidez perceptiva, capacidad espacial, comprensión verbal y fluidez verbal) de Thurstone. Posteriormente, y al cabo de los años, ambos autores aproximaron sus posturas, ya que Spearman reconoció la existencia de los denominados factores de grupo, y Thurstone obtuvo un factor -razonamiento inductivo- que mostraba una gran similitud con el factor “g” de Spearman.

Más adelante, ambas perspectivas fueron asumidas dentro de una visión más amplia que admitía que la inteligencia humana estaba conformada por distintos factores, dando paso al interrogante acerca de la organización de las capacidades intelectuales (o factores que explican la inteligencia).

El modelo de Guilford es un modelo radicalmente diferente al planteado por Spearman. Se denominó modelo cúbico por su estructura en forma de cubo. Este autor trataba de clasificar todas las capacidades humanas existentes y de explicar los procesos intelectuales asociados a ellas. Utilizó el análisis factorial con rotación ortogonal, una técnica que favorece la obtención de factores independientes e impide hallar el factor general. Este autor postula que la inteligencia esta formada por 120 habilidades o aptitudes independientes, que derivan de la combinación de 3 dimensiones:

  1. contenidos (tipo de información que las personas procesan),
  2. operaciones (actividades cognitivas involucradas en el procesamiento de la información) y
  3. productos (resultado de las diversas operaciones realizadas).

Este modelo fue criticado por el uso de la rotación ortogonal y por ser un modelo complejo.

Modelos jerárquicos

Este contexto propició la aparición de dos modelos que defendían una organización jerárquica” pura” de las capacidades mentales. En concreto, el modelo de Burt que concibe 5 niveles mentales (sensación, percepción, asociación, relación e inteligencia general) dentro de los que se ubican las diferentes capacidades mentales, y la teoría general de la inteligencia de Vernon que plantea la existencia de 4 niveles (factores específicos, de grupo secundarios, de grupo primarios y factor general) en los que se organizan los factores. Estos modelos son considerados jerárquicos puros, ya que consideran que las capacidades mentales se organizan jerárquicamente, y en la cúspide de dicha estructura jerárquica se sitúa el factor “g” postulado por Spearman.

Posteriormente apareció el modelo jerárquico mixto de Cattell y Horn, que afirma que las capacidades intelectuales se organizan jerárquicamente, según su grado de generalidad e importancia, pero no concluyen que exista un factor «g» que resuma las relaciones entre todas las aptitudes mentales. Estos autores dan gran importancia a 2 factores de segundo orden, denominados inteligencia fluida e inteligencia cristalizada.

Características Inteligencia fluida (Gf) Inteligencia cristalizada (Gc)
Metáfora del ordenador Hardware (aspecto "estructural") Software (aspecto "funcional")
Concepto de inteligencia Mecánico Pragmático
Determinación primordial Biológica (predisposición genética) Cultural/ambiental (basada en el aprendizaje y en la experiencia)
Manifestación preponderante de la inteligencia En tareas mentales simples En tareas cognitivas complejas
Algunas Aptitudes implicadas
  • Inducción y deducción
  • Relaciones y clasificaciones figurativas
  • Velocidad y operaciones perceptivas
  • Amplitud de memoria asociativa
  • Rapidez intelectual
  • Decreciente desde la juventud hasta la vejez
  • Comprensión verbal y riqueza de vocabulario
  • Relaciones semánticas
  • Evaluación y valoración de la experiencia
  • Realización de juicios y obtención de conclusiones
  • Conocimientos mecánicos
Curso evolutivo de la inteligencia Decreciente desde la juventud hasta la vejez Creciente desde la juventud hasta la vejez

Por último, cabe destacar el interés que suscitan los dos modelos más integradores. Por una parte, el modelo factorial jerárquico HILI de Gustafsson, que ernpleó el análisis factorial confirmatorio, a diferencia del resto de autores que utilizaron el exploratorio. Este autor, al estudiar qué estructura factorial se ajustaba mejor a los datos empíricos, dedujo que las capacidades intelectuales se organizaban en una estructura jerárquica con 3 niveles de diferente generalidad, de tal forma, que en el nivel más específico están las aptitudes primarias propuestas por Thurstome y Guilford, en el nivel intermedio factores mas generales como los propuestos por Cattell y Horn, y por Vernon, y finalmente, en la cúspide de la jerarquía sitúa al factor “g” de Spearman.

 

Por otra parte, el modelo de los 3 estratos de Carroll supone la mayor integración de teorías estructurales de la inteligencia. Su ingente y meritoria labor investigadora le llevó a postular la existencia de 3 estratos, organizados jerárquicamente, en los que se disponen las capacidades mentales. En el primer estrato se sitúan las capacidades más específicas, en el segundo, 8 factores explicarían las relaciones entre los factores del primer nivel, y en la cúspide de su pirámide se situaría la “inteligencia general” como capacidad rectora e integradora de todas las demás. La obra de este autor supone la síntesis final de la mayor parte de los modelos existentes sobre la estructura de la inteligencia y la descripción más exhaustiva del mapa de las capacidades cognitivas de la inteligencia humana.

2.2 Balance de aportaciones de los modelos estructurales de la inteligencia

En conclusión, aproximadamente el 80% de la variación existente en habilidades intelectuales está basada en unos 30 elementos básicos. La evidencia es considerable a favor de un factor «g» de tercer orden, y una variación en los procesos primarios que puede organizarse en torno a unas 8 o 9 habilidades de segundo orden (Gf, Gc, y otros factores amplios relativos a la memoria, la fluidez ideacional, habilidades perceptuales o a un factor de rapidez mental general). Faltaría por dictaminar si «g» puede equipararse en buena medida al factor de inteligencia fluida, como parece desprenderse de algunos estudios (Gustafsson). La estructura de la inteligencia es considerada, en última instancia, una jerarquía flexible. En este sentido, varios autores recomiendan que, a la hora de construir un test, los autores utilicen el nivel de jerarquía más apropiado para sus propósitos.

Conclusiones de Horn sobre la estructura de la inteligencia:

  • Existen factores comunes o generales que abarcan diferentes capacidades.
  • La inteligencia se organiza jerárquicamente.
  • Se han encontrado 4 niveles de factores comunes dentro de la estructura jerárquica de la inteligencia.

Contenido relacionado