8.4. Tratamiento del abuso de anabolizantes

Los anabolizantes son derivados de la hormona de la testosterona, su efecto es promover crecimiento muscular incrementar la masa corporal. Pueden tomarse por vía oral o inyectados y suelen consumirse en ciclos de semanas o meses. El uso de estos anabolizantes produce también una mayor fuerza y resistencia a entrenamientos más duros y de mayor duración. Sin embargo, sus efectos a largo plazo se desconocen. Además, hay efectos secundarios que incluyen tumores de hígado, ictericia, retención de líquidos, aumento de la presión sanguínea, acné y temblores.

Otros efectos más específicos son:

  • hombres: merma de los testículos, reducción del número de espermatozoides, infertilidad, calvicie, y desarrollo de pechos
  • mujeres: crecimiento del bello facial, cambios o cese del ciclo menstrual, agrandamiento el clítoris y voz ahuecada.
  • adolescentes: la disminución prematura de crecimiento debido a una aceleración prematura de la maduración esquelética y de los cambios puberales

Tras dejar su consumo suelen aparecer cambios emocionales como síntomas paranoicos que puede conducir a episodios muy violentos.

También hay síntomas depresivos, celos paranoides, extrema irritabilidad y un juicio alterado que proviene del convencimiento de la idea falsa de la invencibilidad.