6.5. Efectos de la exposición crónica al alcohol

El consumo crónico de etanol causa infinidad de alteraciones y patologías afectando prácticamente todos los tejidos.

Algunas patologías causadas por el consumo del alcohol:

  • Síndrome Wernicke-Korsakoff: Típica los alcohólicos crónicos, aunque puede darse siempre que haya una situación de déficit nutricional debida a una mala absorción de los nutrientes. Es producida por un déficit de tiamina, la cual participa en el metabolismo de la glucosa cerebral. La ausencia de cantidades adecuadas de tiamina puede resultar en una desmielinización y una proliferación de células gliales en áreas cerebrales talámicas e hopotalámicas. Además de alteraciones cognitivas, son característicos de este síndrome alteraciones el sistema visual, como las alteraciones retinianas, nistagmo, ptosis palpebral y parálisis del músculo recto ocular extremo.
  • Demencia alcohólica: Causada por los efectos neurotóxicos del etanol, además de los producidos por la deficiencia de tiamina. Afecta hasta un 50% los alcohólicos y suelen cursar con un deterioro cognitivo general manifestado en una pérdida de la capacidad de abstracción, de la concentración y la planificación de la propia vida. Con frecuencia, problemas de descoordinación motora y conducta
    antisocial
  • Degeneración cerebelosa alcohólica: Neurodegeneración de la corteza cerebelosa, que afecta al 50% los alcohólicos. Es característica de esta enfermedad una ataxia del tronco y extremidades que provoca alteraciones motoras que se reflejan en una marcha descoordinada