2.8. Metabolismo de las drogas

Después de que las drogas han entrado por una vía u otra en el cuerpo, comienzan a ser eliminadas en diferentes modos. Antes de ser eliminadas sufren una serie de cambios químicos dentro del organismo, a este proceso se llama metabolismo o biotransformación.

Lo más común es que las drogas sean metabolizadas antes de ser eliminadas, pero en ocasiones son excretadas casi sin alteraciones metabólicas. El cambio químico que conlleva la metabolización de las drogas puede hacer que éstas sean más activas o menos activas. Si las drogas se descomponen en sustancias químicamente menos complejas se dice que han sido catalizadas, por el contrario si son transformadas en otras más complejas se dice que han sido anabolizadas. Antes de que una droga sea eliminada completamente el organismo puede sufrir los siguientes cambios metabólicos: división, oxidación, reducción, conjugación.

Casi todos los tejidos del cuerpo son capaces de llevar acabo alguno de estos procesos metabólicos, pero los más activos son el hígado y los riñones así como los intestinos, la eliminación más importante de las drogas se produce por la orina. Cuando la vía de la administración es oral, las drogas sufren su primera metabolización en el hígado, antes de pasar torrente circulatorio general. Es esta la razón por la que la concentración de drogas que se distribuye por el cuerpo es mucho menor que la cantidad ingerida. Dentro de las células del hígado existe un complejo enzimático denominado sistema enzimático microsomal hepático que se encarga del catabolismo de la mayoría de las sustancias, incluidas las drogas.

La tasa a la que las células hepáticas metabolizan las drogas es proporcional, en general, a la concentración de la droga. Una excepción importante es el alcohol, que se metaboliza a una tasa constante independientemente de la cantidad ingerida. Bajo ciertas circunstancias, la tasa de metabolización se puede aumentar a este fenómeno se ha llamado inducción enzimática. Debido a que las enzimas no son específicas, es decir, que metabolizan todo tipo de sustancias, la elevación del número de enzimas producida por una droga puede acelerar la tasa metabolismo de otra. El efecto global de un aumento en los niveles enzimáticos en el hígado es el de una reducción de la concentración de la droga en el cuerpo, lo cual genera tolerancia.

El consumo prolongado de una droga produce una inducción enzimática que puede afectar al ratito de desarrollo de tolerancia a otra droga de una clase farmacológica distinta. De mismo modo, el consumo de una droga puede reducir el catabolismo de otra, cuando ambas drogas comparten la misma vía metabólica. Es el caso por ejemplo que ocurre cuando se toman barbitúricos habiendo ingerido previamente alcohol, debido a que las enzimas hepáticas están dedicadas primero a la catabolización del alcohol, en el cerebro hay mayores niveles de barbitúricos de los que habría si no se hubiera tomado antes alcohol.

Factores importantes:

  • La edad. Al final de la vida se va perdiendo la capacidad para producir enzimas metabolizadoras de las drogas lo cual hace más susceptible a las personas mayores a los efectos tóxicos de sustancias, de igual forma los niños no tienen al completo las enzimas el sistema microsomal hepático hasta tener 1-2 años de edad porque también son muy vulnerables
  • El sexo. Se encontró diferencias en función del sexo en la tasa del metabolismo de las drogas, estas diferencias están relacionadas con el tamaño del cuerpo y las hormonas sexuales, siendo las mujeres mucho más vulnerables a los efectos
  • Estado de nutrición y salud del cuerpo. Se ha comprobado que las dietas ricas en hidratos de carbono disminuyen la concentración de alcohol en sangre y aumenta la tasa de aclaramiento (Tasa de eliminación del cuerpo) de esta droga