1.1. Introducción sobre las drogas

Se sabe que el uso de drogas va ligado a la experiencia del hombre desde tiempos muy remotos, sin embargo el uso o el abuso, son ahora mucho mas prevalentes y están mas extendidos en el mundo que en ninguna época de la historia. Aunque los avances científicos han sido considerables, todavía hoy en día no se dispone de una solución definitiva a este gran problema y ello es debido a que el abuso y la drogodependencia son problemas muy complejos, con gran compone tanto social como psicológico. Sin embargo, gracias a los aveces científicos, se puede afirmar que la drogadicción es una enfermedad tratable. Cabe destacar que la dependencia a las drogas aparece en todos los estamentos sociales y en todas las circunstancias económico-sociales.

Definiciones:

  • Uso: consumo de drogas ( legales e ilegales) de forma inapropiada
  • Abuso: implica un patrón de consumo intenso y prolongado, que puede conllevar riesgos para el sujeto
  • Dependencia: surge cuando el paciente presenta compulsividad y craving, y una búsqueda incontrolable del tóxico además de otros desordenes DSM/CIE

Tanto el uso como el abuso son conductas prevenibles, mientras que la drogadicción es una conducta tratable. La ciencia ha aportado la idea de que no necesariamente se dan en secuencia perfecta los tres conceptos, es mas, en algunos casos suele haber discontinuidad. Sin embargo si es preciso indicar que la dependencia es un desorden cualitativamente diferente, ya que el cerebro de los adictos es diferente al de los no adictos.

En última instancia las personas toman drogas porque les satisface el efecto que estas tienen en su SNC, así un consumo prolongado en el tiempo puede producir cambios duraderos en ciertas estructuras, lo que a su vez producirá desórdenes permanentes en el comportamiento. No obstante la drogadicción no sólo es una enfermedad del cerebro, esta aparece siempre en un entorno, en el cual han incidido o inciden variables tanto psicológicas como socioeconómicas, dichas variables afectan de forma decisiva a la respuesta cerebral ante el consumo de drogas.

Ambos factores, el biológico y el ambiental (psicológico y social) están intrincados de forma inseparable, lo cual tiene también su importancia de cara al tratamiento, ya que no se pretende tanto revertir los cambios fisiológicos, sino compensarlos en mayor o menor medida. Esta acción se podrá llevar a acabo mediante técnicas farmacológicas o psicológicas, ambas son efectivas para modificar fisiológicamente el cerebro, sin embargo los tratamientos mas eficaces son aquellos que las combinan.