10.4. Calificación e informe sobre el rendimiento en el aula

La calificación implica traducir la información de la evaluación descriptiva a términos, números u otras señales que indiquen la calidad del aprendizaje o el rendimiento de un alumno.

Objetivos de la calificación

La calificación se realiza para transmitir información significativa sobre el aprendizaje y rendimiento de un alumno. Las calificaciones cumplen cuatro objetivos:

  1. Administrativo: ayudan a determinar el puesto del alumno en la clase, los créditos para su graduación y si el alumno debe promocionar al curso siguiente.

  2. Informativo: informan a los alumnos, a los padres y a otras personas sobre el trabajo del alumno.

  3. Motivacional: deseo de obtener buenas calificaciones.

  4. Guía: ayudan a los alumnos, los padres y los consejeros a seleccionar los cursos y los niveles de trabajo adecuados para aquellos.

Elementos de un sistema de calificación

Tres tipos de decisiones subyacen al sistema de calificación de un profesor:

  • ¿Qué estandar de comparación usaré para calificar?

  • ¿Qué aspectos del rendimiento de los alumnos utilizaré para establecer las calificaciones?

  • ¿Cómo sopesare los tipos diferentes de pruebas para calificar?

El rendimiento de un alumno se puede calificar mediante su comparación con el de otros alumnos o con estándares predefinidos de rendimiento.

La calificación referida a la norma es un sistema basado en la comparación del rendimiento de un alumno con el de otros alumnos de su clase, de otras clases u otros.

La calificación referida a criterios se emplea cuando los alumnos reciben una determinada nota para un cierto nivel de rendimiento, independiente de cualquier comparación con el trabajo de otros alumnos.

La calificación basada en estándares es de elaboración reciente y se basa en la calificación referida a criterios. Este sistema implica basar la calificación en los estándares que se supone deben lograr los alumnos en una asignatura.

Algunos educadores recomiendan tener en cuenta características como la motivación, el esfuerzo, y la participación en las calificaciones, especialmente al conceder un positivo o un negativo a alumnos en el límite de una calificación determinada.

Tendrá que decidir la importancia que concederá a los distintos elementos de la calificación del alumno. Por ejemplo, establecerá un sistema de ponderación similar al siguiente:

  • Exámenes principales: 20%

  • Examen final: 25%

  • Ejercicios: 20%

  • Deberes: 5%

  • Informe oral: 10%

  • Proyecto: 20%

Informe del progreso de los alumnos y de las calificaciones a los alumnos

Las calificaciones son el método más frecuente de información a los padres sobre el progreso y el rendimiento en el aula de sus hijos (Airasian y Russell).

El boletín de calificaciones es un método estándar para informar a los padres sobre el progreso y las notas de los alumnos.

Otra estrategia informativa es proporcionar a los padres un informe semanal, quincenal o mensual del progreso y rendimiento del alumno (McMillan).

Las reuniones entre el profesor y los padres son otra manera de transmitir información sobre las calificaciones y la evaluación. Este tipo de reuniones son tanto una responsabilidad como una oportunidad (Durham).

Algunos aspectos de la calificación

¿Se debe poner un cero a un alumno, cuando no entrega una tarea o un trabajo? Muchos opinan que no, pues entonces se le esta dando más importancia a la tarea de la que se pretendía.

¿Deben guiarse los profesores estrictamente por la puntuación, al calificar? La calificación requiere el juicio del profesor, independientemente del grado de objetividad del cálculo de la media de la puntuación (Durham).

¿Se debería suprimir la calificación? La calificación desanima a la mayoría de estudiantes, especialmente a quienes reciben notas inferiores a la media. Estos críticos piden una enseñanza más constructiva que estimule a los alumnos a esforzarse al máximo.

Según los expertos Peter Airasian y Michael Russell, las calificaciones son símbolos poderosos en nuestra sociedad e importantes para los alumnos, los profesores y el público en general. Independientemente de si está de acuerdo con el método actual o no, es importante que conceda importancia a la calificación de sus alumnos y la establezca con equidad. No utilize nunca las calificaciones para premiar o castigar a un alumno porque le agrada o desagrada. Basará siempre las calificaciones de los alumnos en su nivel de comprensión del contenido, teniendo en cuenta datos objetivos del aprendizaje.

¿Se inflan demasiado las calificaciones? Algunos profesores no quieren bajar la nota porque según ellos disminuye la motivación del alumno por aprender. Sin embargo, el resultado es que muchos alumnos descubren que pueden rendir por debajo de su capacidad y lograr aún calificaciones altas (Guskey).