10.3. Evaluaciones alternativas

Existen alternativas a las evaluaciones tradicionales, examinamos algunas tendencias al respecto.

Tendencias en la evaluación alternativa

Una tendencia actual es pedir a los alumnos que solucionen algunos tipos de problemas reales o realicen un proyecto o trabajo para demostrar otras habilidades diferentes al contexto de un examen o ensayo (Gallavan).

La evaluación auténtica implica evaluar el conocimiento y las habilidades de los alumnos en un contexto lo más próximo posible a la vida real. Una tendencia creciente es evaluar a los alumnos con ítems que reflejen lo más fielmente posible la realidad (Fiene y McMahon).

Los críticos de las evaluaciones auténticas sostienen que este tipo de evaluaciones no son necesariamente superiores a las más convencionales, como los exámenes de opción múltiple y de ensayo (Terwilliger). Estos críticos afirman que los defensores raramente presentan datos que respalden la validez de este tipo de evaluaciones (Braden) y señalan también que las evaluaciones auténticas no evalúan adecuadamente el conocimiento y las habilidades básicas.

Evaluación del rendimiento

El cambio de la evaluación tradicional con pruebas objetivas por una evaluación del rendimiento se ha descrito como pasar del "conocimiento" a la "demostración" (Burtz y Marshall).

Las evaluaciones del rendimiento incluyen lo que se consideraba comúnmente como los rendimientos reales de los alumnos, así como trabajos, proyectos, presentaciones orales, experimentos y carpetas de actividades.

Las evaluaciones del rendimiento destacan a menudo actividades abiertas para las que no hay una respuesta correcta y objetiva y que puedan evaluar el pensamiento de orden superior. La evaluación del rendimiento incluye a menudo métodos directos de evaluación, autoevaluación, evaluación del rendimiento en grupo, así como evaluación del rendimiento individual y por un tiempo prolongado de evaluación (Hambleton).

Las pautas para evaluar el rendimiento abarcan cuatro ámbitos (Airasian y Russell):

  1. Establecimiento de un objetivo claro.

  2. Identificación de criterios observables.

  3. Establecimiento de un contexto adecuado.

  4. Juicio o puntuación del rendimiento.

Los criterios de rendimiento son conductas especificas que deben cumplir eficazmente los alumnos como parte de la evaluación.

Los psicólogos que apoyan la evaluación del rendimiento afirman que este formato de evaluación involucra más a los alumnos en su aprendizaje, fomenta las habilidades de pensamiento de orden superior, puede medir lo que es realmente importante en el currículo y puede vincular la evaluación más con el mundo real y las experiencias de la vida real.

Sin embargo, las evaluaciones del rendimiento suelen requerir un tiempo para elaborar, administrar y puntuar considerablemente mayor que los exámenes objetivos. Muchos exámenes del rendimiento no cumplen tampoco los estándares de validez y fiabilidad recomendados por los psicólogos de la educación. Además, los exámenes del rendimiento carecen de un fundamento científico claro.

Evaluación mediante carpetas de actividades

El interés en la evaluación mediante carpetas de actividades ha aumentado notablemente en los últimos años porque es una manera natural de integrar la instrucción y la evaluación (Joan Herman).

Una carpeta de actividades consiste en una recopilación sistemática y organizada del trabajo de un alumno, que demuestra sus habilidades y logros.

Cuatro clases de pruebas que se pueden incorporar a las carpetas de los alumnos son documentos, reproducciones, calificaciones comentadas, y producciones (Barton y Collins).

El uso eficaz de las carpetas de actividades como evaluación requiere:

  1. Definir el objetivo de la carpeta.

  2. Involucrar al estudiante en las decisiones al respecto.

  3. Revisar la carpeta con el alumno

  4. Definir criterios de evaluación.

  5. Puntuar y evaluar la carpeta.

Una carpeta evolutiva (también llamada carpeta de desarrollo) contiene el trabajo de un alumno a lo largo de un periodo largo (un curso escolar o más) y revela el progreso del alumno en el cumplimiento de los objetivos de aprendizaje.

Una carpeta de mejores trabajos muestra el trabajo más sobresaliente del alumno.

Las carpetas de aprendizaje, tienen varias ventajas:

  • Captan la complejidad e integridad del trabajo y los logros del alumno.

  • Fomentan la toma de decisiones y la autoreflexión del alumno.

  • Motivan a los alumnos para pensar críticamente y en profundidad, y proporcionan un mecanismo excelente para evaluar su progreso.

Pero también tienen inconvenientes:

  • Requieren un tiempo considerable de coordinación y evaluación.

  • Su complejidad y singularidad dificultan la evaluación, y su fiabilidad es a menudo mucho menor que la de los exámenes tradicionales.

  • Su empleo en evaluaciones a gran escala es caro.