7.3. Escritura

Los profesores universitarios indican que el 50% de los alumnos graduados de bachillerato carecen del nivel de escritura necesario en la universidad. Al igual que con la lectura, los profesores tienen una función fundamental en la adquisición de habilidades de escritura por parte de los estudiantes.

Cambios evolutivos

La escritura infantil surge de los primeros garabatos, que los niños realizan entre los dos y los tres años de edad. En la primera infancia, las habilidades motoras infantiles están, en general, lo suficientemente desarrolladas para que comiencen a escribir letras e incluso su nombre. La mayoria de los niños de cuatro años escribe su nombre. La mayoria de niños de cinco años puede reproducir letras y copiar varias palabras cortas. A medida que van adquiriendo las habilidades de escritura, los niños aprenden de manera gradual a diferenciar entre las características distintivas de las letras. El progreso en el desarrollo del lenguaje y cognitivo del niño proporcionan la base para mejorar la escritura.

Un meta-análisis reciente demostró que las siguientes intervenciones fueron las más eficaces para mejorar la calidad de la escritura en estudiantes de cuarto de primaria hasta bachillerato: 1) instrucción de estrategias, 2) resumen, 3) ayuda de iguales, y 4) establecimiento de metas (Graham y Perin).

Enfoques cognitivos

Los enfoques cognitivos en escritura subrayan muchos de los temas explicados para la lectura, como la construcción del significado y el desarrollo de estrategias. Se considera que la planificación, la solución de problemas, la revisión y las estrategias metacognitivas son especialmente importantes para mejorar la escritura.

La planificación, que implica esquematizar y organizar la información del contenido, es un aspecto importante de la lectura.

El problema de la escritura incluye el objeto del texto, la audiencia y el papel del escritor en el texto que hay que escribir. Un alumno con problemas de escritura puede presentar dificultad en cualquier de estos aspectos.

La revisión es un elemento principal de una escritura eficaz. La revisión comprende la redacción de múltiples borradores, la realimentación por parte de expertos y el aprendizaje de cómo utilizar sus recomendaciones para mejorar la escritura.

Una investigación reciente ha demostrado que las siguientes estrategias de escritura son eficaces y deberían enseñarse a alumnos de secundaria (Graham y Perin):

  • Preescritura: comprende la generación u organización de ideas, previa a la redacción del texto.

  • Planificación, revisión y edición: los estudiantes tienen que practicar para mejorar estas habilidades fundamentales.

  • Resumen: los profesores deben enseñar explícita y sistemáticamente a los estudiantes a resumir el texto que están escribiendo.

  • Combinación de oraciones: los estudiantes deben practicar la formación de frase complejas y elaboradas.

Enfoques socioconstructivistas

Los enfoques socioconstructivistas subrayan que la escritura se comprende mejor como proceso inmerso en una cultura y creado socialmente, en vez de generado de forma interna.

La perspectiva socioconstructivista se centra en el contexto social en que se produce la escritura. Los estudiantes tienen que participar en una comunidad de escritura para comprender las relaciones entre el autor y el lector, y aprender a reconocer cómo su perspectiva puede diferir de la de otros (Hiebert y Raphael).

La enseñanza de la escritura debería incluir oportunidades para que los alumnos elaboren textos reales, en el sentido de que escriban sobre situaciones con significado personal.

Cuando se trabaja en grupo, los escritores experimentan los procesos de indagación, aclaración y elaboración, que son aspectos importantes de una buena escritura.

Es importante conectar las experiencias de los estudiantes en la escuela con el mundo exterior.