3.2. Enfoques conductuales del aprendizaje

Los enfoques conductuales destacan la importancia de la asociación que realizan los niños entre sus experiencias y su conducta.

Condicionamiento clásico

El condicionamiento clásico es un tipo de aprendizaje por el que un organismo aprende a conectar, o asociar, estímulos. En el condicionamiento clásico, un estímulo neutro (como ver a una persona) queda asociado a un estímulo importante (como la comida) y adquiere la capacidad de provocar una respuesta similar.

El CC fue un descubrimiento de Ivan Pavlov (1927). Para entender la teoría de Pavlov del condicionamiento clásico hay que entender dos tipos de estímulos y dos tipos de respuestas: el estímulo incondicionado (EI), la respuesta incondicionada (RI), el estímulo condicionado (EC) y la respuesta condicionada (RC).

Un EI es aquel que produce automáticamente una respuesta, sin previo aprendizaje. Una RI es una respuesta no aprendida, provocada automáticamente ante un EI. Un EC es un estímulo anteriormente neutro que termina por provocar una respuesta determinada, después de asociarse al EI. Una RC es una respuesta aprendida frente al estímulo condicionado que se produce tras el emparejamiento entre un EI y un EC.

El condicionamiento clásico puede presentarse, tanto de modo positivo como negativo, en la experiencia de los niños en el aula.

Generalización, discriminación y extinción: La generalización en el CC consiste en la tendencia de un nuevo estímulo, similar al original condicionado, a producir una respuesta equivalente.

Se produce discriminación en el condicionamiento clásico cuando el organismo responde ante ciertos estímulos, pero no frente a otros.

La extinción en el condicionamiento clásico supone el debilitamiento de la respuesta condicionada, en ausencia del estímulo incondicionado.

Desensibilización sistemática: A veces, el CC puede eliminar la ansiedad y el estrés causados por sucesos negativos. La desensibilización sistemática es un método basado en el condicionamiento clásico, que reduce la ansiedad al lograr que el individuo asocie una relación profunda a las visualizaciones sucesivas de situaciones que causan ansiedad creciente.

Evaluación del condicionamiento clásico: El condicionamiento clásico ayuda a comprender algunos aspectos del aprendizaje mejor que otros.

Condicionamiento operante

Denominado también condicionamiento instrumental, es una forma de aprendizaje en que las consecuencias de una conducta produce cambios en la probabilidad de que esta se produzca.

Refuerzo y castigo: El refuerzo (premio) es una consecuencia que aumenta la probabilidad de que se produzca una conducta. Por el contrario, el castigo es una consecuencia que disminuye dicha probabilidad.

El refuerzo de una conducta implica fortalecerla. Las dos formas de refuerzo son el positivo y el negativo. En el refuerzo positivo la frecuencia de una respuesta aumenta porque es seguida de un estímulo gratificante. Por el contrario, en el refuerzo negativo, la frecuencia de una respuesta aumenta por la eliminación de un estímulo aversivo.

Una manera de recordar la diferencia entre el refuerzo positivo y el negativo es que el primero se añade algo y en el segundo se sustrae, o elimina, algo. Es fácil confundir el refuerzo negativo con el castigo. Para tener claros estos conceptos, recuerda que el refuerzo negativo aumenta la probabilidad de que se produzca una respuesta, mientras que el castigo disminuye dicha probablidad.

Generalización, discriminación y extinción: Estos procesos también son aspectos importantes del condicionamiento operante.

La generalización en el condicionamiento operante significa que se produce la misma respuesta frente a un estímulo similar.

En el condicionamiento clásico, la discriminación significa la respuesta frente a determinados estímulos, pero no frente a otros. En el condicionamiento operante, la discriminación implica la diferenciación entre estímulos o sucesos ambientales.

En el condicionamiento operante, la extinción se produce cuando una respuesta, previamente reforzada, no recibe ya refuerzo y, por ello, disminuye.