2.2. Temas educativos que afectan a los niños con una discapacidad

Aspectos legales

En los EEUU establecieron derechos educativos especiales para los niños con discapacidad. Antes la mayoría de estos niños no estaban escolarizados o recibían una atención inadecuada.

La Ley de Educación de Personas con Discapacidades (IDEA, del inglés, Individuals with Disabilities Education Act) establece resoluciones amplias sobre la atención a todos los niños con discapacidades, como la evaluación y determinación de los requisitos para tener derecho a prestaciones, una educación adecuada y un programa educativo individualizado (PEI) en un ambiente de restricción mínima (ARM).

Un PEI es una declaración escrita que describe un programa dirigido específicamente a un alumno con una discapacidad. En general, el PEI debe:

  1. Basarse en la capacidad de aprendizaje del niño.

  2. Estar elaborado para satisfacer sus necesidades individuales y no ser una mera copia de otro preparado para otros niños.

  3. Estar diseñado para proporcionar beneficios educativos.

La IDEA también obliga a los centros educativos a ofrecer los servicios de una educación adecuada a todos los niños que la necesiten.

En 1997 se introdujeron enmiendas a la IDEA. Dos de ellas fueron el apoyo conductual positivo y la evaluación conductual funcional.

El apoyo conductual positivo se basa en la aplicación culturalmente adecuada de intervenciones conductuales positivas para lograr cambios importantes en la conducta de los niños. El término “culturalmente adecuado” se refiere a que hay que considerar los antecedentes del aprendizaje singular e individualizado de los niños. El refuerzo de la conducta positiva fomenta las conductas deseables.

La evaluación conductual funcional comprende la comprobación de las consecuencias (objetivo de la conducta), los antecedentes (factores desencadenantes de la conducta) y el entorno de los sucesos (contextos en los que se produce la conducta). Esta evaluación hace hincapié en comprender la conducta en el contexto en que se observa y orientar intervenciones pertinentes y eficaces para lograr una conducta positiva.

Tanto la IDEA como la NCLB (ningún niño rezagado -No Child Left Behind-) exigen la inclusión de todos los alumnos con discapacidades en la evaluación general del progreso educativo. Esta exigencia implica que la mayoría de alumnos con discapacidades han de realizar “pruebas estandarizadas de rendimiento académico” y alcanzar un nivel igual que el de los alumnos sin discapacidades.

Según la IDEA los alumnos con discapacidad deben recibir la educación en un ambiente de restricción mínima (ARM). Esto significa que el ambiente en el que se educan debe ser lo más similar posible al de los alumnos sin discapacidades. Los centros deben esforzarse por integrarlos (incluirlos) en las aulas ordinarias. A veces el esfuerzo por incluirlos resulta excesivo.

Se recomienda el trabajo en equipo para educar a niños con discapacidades. En el trabajo en equipo, personas con distintas especializaciones colaboran para proporcionar la atención necesaria a los niños, aporta beneficios a los alumnos y mejora de habilidades y actitudes a los profesores, favorece la responsabilidad compartida para planificar y tomar decisiones, permite a los educadores con diferentes especialidades elaborar alternativas eficaces a los métodos educativos tradicionales. Cuando se practica en equipo, muchos niños permanecen en el aula ordinaria y el profesor participa activamente en la planificación de la educación de los niños.

Para muchos niños, su inclusión en el aula ordinaria con la prestación de servicios modificados o complementarios es adecuada. Sin embargo, algunos expertos argumentan que el esfuerzo necesario para educar a los niños con discapacidades mediante su inclusión en el aula ordinaria resulta excesivo en algunos casos.

Se ha propuesto un método más individualizado que no siempre comprende la inclusión plena ya que ésta no siempre beneficia a los alumnos con discapacidad. Se basaría en una educación especial fuera del aula ordinaria.

Un aspecto importante de la educación especial es que debería proponer retos a los alumnos con discapacidades para que “sean todo lo que pueden llegar a ser”.

Tecnología

La IDEA obliga a prestar los medios tecnológicos y los servicios adecuados al alumnado con discapacidades, si son necesarios para garantizar una educación gratuita y adecuada.

Dos tipos de tecnologías que pueden servir para mejorar la educación de estos alumnos son la tecnología instructiva y la tecnología auxiliar.

La tecnología instruccional incluye equipos informáticos y de software en combinación con métodos educativos innovadores para adaptar las necesidades de aprendizaje de estos alumnos en el aula. Ej: cintas de vídeo, enseñanza por ordenador y programas complejos de hipermedia.

La tecnología auxiliar comprende varios servicios y sistemas para ayudar a los alumnos con discapacidades a desenvolverse en su ambiente. Ej: ayudas para la comunicación, teclados alternativos para ordenador e interruptores adaptables.