4.2. Trastornos del sueño

Insomnio

No hay una única definición que pueda aplicarse en todos los casos ya que la cantidad de sueño que requiere cada individuo es bastante variable. El insomnio ha de definirse en relación a la necesidad de sueño de cada persona.

El insomnio es uno de los pocos problemas clínicos que el médico trata sin tener una prueba clínica objetiva de su existencia. Los estudios de los sujetos que se quejan de insomnio muestran que la mayoría subestiman considerablemente la cantidad de tiempo que duermen en realidad.

Un tipo específico se insomnio (apnea del sueño) se debe a la dificultad de dormir y respirar al mismo tiempo. Durante un periodo de apnea, el nivel de dióxido de carbono en sangre estimula a quimiorreceptores provocando que la persona se despierte jadeando para poder respirar. El nivel de oxígeno en sangre recobra los valores normales, la persona se duerme y todo el ciclo se vuelve a repetir. Quienes padecen esta enfermedad suelen sentirse somnolientos y aturdidos.

En muchos casos se debe a una obstrucción de las vías respiratorias que puede corregirse con procedimientos quirúrgicos o aliviarse mediante un dispositivo que proporciona al paciente aire a presión manteniendo las vías abiertas. Los periodos de anoxia que ocurren durante la apnea del sueño pueden dañar neuronas que juegan un papel importante en mantener la vigilia y el estado de alerta así que, el diagnóstico y tratamiento debe comenzar tan pronto sea posible.

Narcolepsia

Es un trastorno neurológico caracterizado por episodios de sueño en momentos inapropiados. El principal síntoma es la crisis de sueño, consiste en una necesidad irresistible de dormir, pudiendo ocurrir en cualquier momento. Suele durar 2-5 minutos y la persona despierta sintiéndose despejada. Otro síntoma característico es la cataplejia: la persona sufre debilidad muscular y a veces, queda completamente paralizada y se desploma en el suelo.

Lo que ocurre en la narcolepsia es que uno de los fenómenos del sueño REM (atonía muscular) se produce en un momento inapropiado. La cataplejia es diferente de una crisis de sueño: por lo general es desencadenada por una reacción emocional fuerte o un esfuerzo físico brusco.

La parálisis del sueño REM a veces se infiltra en la vigilia pero en un momento en que no representa un peligro físico, antes o después del sueño normal, cuando el individuo está tumbado.

Este síntoma recibe el nombre de parálisis del sueño: incapacidad de moverse justo antes de que comience el sueño o al despertarse por la mañana. En ocasiones, la actividad mental propia del sueño REM irrumpe en la parálisis, la persona tiene sueños mientras yace despierta. A estos episodios se les llama alucinaciones hipnagógicas.

Los pacientes con narcolepsia tienen dificultades para permanecer despiertos, de modo que ciertos fenómenos del sueño REM irrumpen en su estado de vigilia. Su sueño carece del sueño de ondas lentas, directamente pasan de la vigilia al sueño REM. Su sueño suele estar fragmentado, interrumpido por periodos de vigilia.

Lin y colaboradores descubrieron que la narcolepsia canina se debe a la mutación de un gen, el resultado es un receptor de un neurotransmisor llamado hipocretina (orexina por otros autores).

La pérdida de neuronas orexinérgicas es en los humanos causa de narcolepsia. Plantearon que era un trastorno hereditario que hacía que el sistema inmunitario atacara y destruyera las neuronas que segregan orexina. Así, los pacientes con narcolepsia han nacido con neuronas orexinérgicas pero durante la adolescencia se comienzan a manifestar los síntomas.

Los síntomas de la narcolepsia pueden tratarse satisfactoriamente con fármacos. Las crisis de sueño pueden disminuir con estimulantes. Los fenómenos relacionados con el sueño REM (cataplejia, parálisis del sueño, alucinaciones hipnagógicas) pueden aliviarse con antidepresivos.

Trastorno de conducta durante el sueño REM

Que estemos paralizados mientras soñamos sugiere que si no fuese por esa parálisis, representaríamos nuestros sueños. La conducta de los sujetos que manifiestan el trastorno de conducta durante el sueño REM corresponde al contenido de sus sueños.

Al igual que la narcolepsia, el trastorno de la conducta durante el sueño REM parece ser un trastorno neuro-degenerativo con cierto componente genético. A menudo se asocia con otros trastornos neuro-degenerativos mejor conocidos, tales como la enfermedad de Parkinson y la atrofia multiorgánica.

Los síntomas de la conducta durante REM son opuestos a los de la cataplejia, es decir que en lugar de manifestar parálisis fuera del sueño REM, los pacientes dejan de presentar parálisis durante este tipo de sueño (representan sus sueños).

Trastornos asociados al sueño de ondas lentas

Durante el sueño de ondas lentas, ocurren ciertas conductas de inadaptación: mojar la cama (enuresis nocturna), andar dormido (sonambulismo) y terrores nocturnos; tres tipos de episodios que se dan con más frecuencia en niños. Ninguno de ellos se relaciona con el sueño REM: una persona sonámbula no está representando un sueño. Especialmente cuando ocurre en la vida adulta, el sonambulismo parece tener un componente genético.

Con personas con historial de ingesta nocturna mientras estaban dormidas se conoció el trastorno de ingesta asociado al sueño. Una vez que los pacientes se dan cuenta de que comen dormidos, usa estratagemas como mantener los alimentos bajo llave o colocar alarmas que los despiertan si abren la nevera. Habitualmente, el trastorno de ingesta asociado al sueño responde bien a los fármacos ansiolíticos o para calmar la ansiedad.