6.2. Consecuencias de la cohesión grupal

La mayoría de las investigaciones sobre cohesión se ha realizado en grupos pequeños e interactivos, de manera que la cohesión ha sido considerada una de las variables más importantes en el estudio de los grupos pequeños. Se ha tratado de determinar qué variables influyen en la cohesión grupal y cuáles son los efectos de la cohesión sobre un conjunto de fenómenos grupales importantes. Sin embargo, dado que no todos los estudios tienen carácter experimental, muchas veces no pueden establecerse relaciones de causalidad sino sólo señalar la correlación entre la cohesión y el resto de variables estudiadas.

Variables antecedentes de la cohesión

Todos aquellos factores que incrementan la atracción interpersonal tienden también a incrementar la cohesión grupal. Entre estos factores están la proximidad e interacción entre los miembros del grupo, la realización de tareas cooperativas y la semejanza en rasgos de personalidad y actitudes entre los miembros del grupo.

Respecto a los efectos que el éxito o el fracaso del grupo tienen sobre la cohesión los resultados no son tan claros. En general, el éxito en la tarea tiende a aumentar la cohesión ya que los grupos que alcanzan el éxito se vuelven más atractivos. Sin embargo, el fracaso no siempre disminuye la cohesión e incluso en algunos casos la aumenta. Desde dicho punto de vista, cualquier circunstancia que aumente la fuerza de la categorización social (una amenaza externa o la competición con otros grupos) producirá un incremento en la cohesión grupal con independencia de los resultados obtenidos.

Los efectos de la cohesión grupal

La cohesión está relacionada con fenómenos grupales como el rendimiento en los grupos pequeños, los procesos de toma de decisiones, el conflicto dentro del grupo, etc. Respecto a la relación entre cohesión grupal y rendimiento, Mullen y Copper han recurrido al metaanálisis. Distinguen entre los estudios de carácter correlacional y los de carácter experimental. A partir de esta división tratan averiguar la relación entre diversos aspectos de la cohesión (atracción interpersonal, compromiso con la tarea y orgullo grupal) y el rendimiento, teniendo en cuenta la posible influencia de tres variables: la interacción entre los miembros del grupo, el tamaño del grupo y, en el caso de los estudios correlacionales, el carácter real o artificial del grupo (en los estudios experimentales se entiende que todos los grupos son artificiales).

Resultados: existe una relación significativa entre cohesión y rendimiento grupal. Esta relación es mayor en los estudios correlacionales, en los grupos pequeños y en los grupos reales. De los tres componentes de la cohesión analizados, el que más se relaciona con el rendimiento es el compromiso con la tarea. Además, en el análisis de los estudios correlacionales encuentran una mayor relación entre rendimiento y cohesión que al contrario. En otro metaanálisis se encuentra que el tipo de tarea constituye una variable importante mediadora en la relación entre cohesión y rendimiento, siendo dicha relación mayor en tareas en as que se requiere interdependencia entre los miembros del grupo. En resumen, existe una relación positiva entre cohesión y rendimiento. Esta relación es mayor con los aspectos de la cohesión que tienen que ver con la tarea.

La relación entre cohesión y calidad de las decisiones tomadas en un grupo es objeto de investigación desde los trabajos de Janis. Acuña el concepto de pensamiento grupal: cierto estilo de pensamiento que surge cuando dentro de un grupo cohesivo la búsqueda de consenso llega a ser tan acuciante que hace pasar a un segundo plano la evaluación realista de líneas alternativas de acción. El pensamiento grupal lleva a una percepción exagerada de la corrección y rectitud moral de los planteamientos del propio grupo y a una visión estereotipada y peyorativa de los miembros del otro grupo. También se producen ilusiones de invulnerabilidad y de unanimidad. Asimismo implica una fuerte presión hacia la uniformidad: se rechazan las opiniones de los miembros del grupo que se opongan a la idea dominante.

Entre los factores antecedentes del pensamiento grupal, están el aislamiento, la presencia de un líder directivo, y el más importante, la existencia de una alta cohesión grupal. Sin embargo, Mullen, a partir de un metaanálisis de 9 estudios encuentra que no existe una relación significativa entre la cohesión y la calidad de la toma de decisión de los grupos. No obstante, cuando se presentan algunas de las condiciones señaladas por Manis como antecedentes del pensamiento grupal, la calidad de la decisión en los grupos cohesivos disminuye a medida que el tamaño del grupo aumenta. Se necesitan más investigaciones para clarificar de qué forma influyen los diferentes aspectos de la cohesión en la toma de decisiones.

Contenido relacionado