11.8. Observación participante

Es la descripción sistemática de eventos, comportamientos y artefactos en el escenario social elegido para ser estudiado. Denzin, la ha definido como una estrategia de campo que combina simultáneamente el análisis de documentos, la entrevista a participantes, la participación directa, la observación y la introspección. Las observaciones facultan al investigador a describir situaciones existentes usando los cinco sentidos, proporcionando una fotografía escrita de la situación.

La observación participante también tiene algunos problemas en su definición. Se le ha denominado así en contraposición de la observación no-participante que se da en lugares públicos. Este tipo de observación no-participante, puede ser adecuada cuando los grupos no se mantienen constantes, y por tanto, el papel participativo del observador no tiene sentido.

En ocasiones resulta problemático acceder a ciertos contextos como participante en una situación por ejem: grupos de niño, de adolescentes, etc. Por la condición propia del investigador (género, edad) o por cuestiones éticas.

Ventajas y limitaciones de la observación participante

Entre las ventajas: permite una descripción detallada cuyo objetivo es describir comportamientos, intenciones, situaciones y eventos que son expresados por los informantes; proporciona oportunidades para ver o participar en eventos no programados. Permite revisar expresiones no verbales de sentimientos, se puede determinar quién interactúa con quién, permite comprender cómo los participantes se comunican entre ellos, y verificar cuánto tiempo se emplea en determinadas actividades. Se pueden contrastar definiciones de los términos que los participantes usan en entrevistas, observar eventos que los participantes no quieren o no pueden compartir verbalmente, por no ser descortés, insensible o impropio; observar situaciones descritas por los informantes, con el fin de detectar si la información esta distorsionada.

La calidad de este tipo de observación depende de la habilidad del investigador.

Entre las limitaciones: la propia estructura social (costumbres, normas culturales) puede condicionar la aceptación del observador en la comunidad. El investigador deberá determinar hasta que punto participar en la vida de la comunidad, y decidir si interviene o no en alguna situación. El sesgo del investigador. La posibilidad de hacer una fotografía escrita del grupo siempre estará limitada a los eventos que el investigador puede observar, siempre faltará algo que el investigador no reporte en sus notas de campo, además los propios prejuicios del investigador pueden sesgar la información. Es importante que el investigador esté consciente de cómo su género, étnia, clase social, y aproximación teórica, pueden afectar la observación, el análisis e interpretación.

Las fases de la observación participante

La observación participante es un proceso en el cual se consideran dos aspectos relacionados: uno, que el observador debe convertirse en un participante más y conseguir acceso al campo y a las personas y otro, la observación avanza haciéndose más concreta y enfocada hacia los aspectos que son esenciales para la pregunta de investigación.

Entre las fases de observación participante tenemos:

  1. En la primera fase se produce una observación descriptiva, en la cual uno observa cualquier cosa y todo, asumiendo que lo ignora todo; el riesgo de esta etapa es que puede llevar a la recolección de minucias que pueden ser o no relevantes al estudio.

  2. Una segunda fase en la que el observador está más adaptado produce una observación enfocada. En esta observación, a veces apoyada en entrevistas, las visiones de los participantes guían las decisiones del investigador acerca de qué observar.

  3. Una última fase conduce a una observación selectiva, en la cual el investigador se concentra en diferentes tipos de actividades para ayudar a delinear las diferencias o relevancia en dichas actividades.

Las notas de campo

Es importante que el investigador, realice de modo sistemático sus notas de campo, incluyendo no solo la descripción exhaustiva de los hechos sino también sus emociones, reflexiones y experiencias en el escenario, de esta manera evitar la encrucijada de participar en una actividad y en la necesidad de realizar notas de campo.

Las notas de reflexiones del investigador deben estar separadas de las notas que describen experiencias, lo dicho en las conversaciones o en las acciones.