9.1. Concepto y uso de la metodología de encuestas

En este capítulo vamos a conocer los aspectos básicos de la metodología de encuestas para poder planificar y llevar a cabo una investigación de este tipo. El objetivo es familiarizarse con las técnicas de muestreo para el uso de las encuestas y saber identificar las distintas fases para la creación de las encuestas y su clasificación.

Es necesario conocer las reglas básicas en la creación de cuestionarios y reconocer las ventajas y desventajas de los diferentes sistemas de recogida de información.

Se trata pues de poder evaluar de forma crítica la calidad de investigaciones realizadas mediante encuestas, así como saber interpretar sus resultados.

Las encuestas se usan principalmente en las Ciencias Sociales y de la Salud para conocer la opinión de la población sobre determinados asuntos.

La encuesta es el instrumento de recogida de datos que operativiza las variables objeto de investigación. Su construcción es clave. No es una tarea sencilla. Miden, cuantitativamente, características de la población (objetivas y/o subjetivas) mediante un cuestionario (conjunto de preguntas).

Lo importante está en que sean un reflejo del pensamiento colectivo o de las características generales, en su capacidad para inferir y predecir el comportamiento, pensamiento o sentimiento de la mayoría, en su facultad para ofrecer una visión general de las características de toda una población. Debido a que el interés se centra en la generalización de los resultados, las técnicas de muestro son de suma importancia.

La metodología de investigación consiste en un procedimiento de actuación reglado por una secuencia de pasos. Supone una serie de acciones y decisiones que el personal investigador ha de considerar para alcanzar su objetivo (para conocer el fenómeno objeto de estudio).

El empleo de la encuesta en la investigación exige una reflexión teórica previa, por eso hay personas que la consideran una metodología y no sólo una técnica de recogida de datos. Se utiliza durante el proceso de investigación para la obtención y elaboración de los datos, por lo que puede incluirse dentro de otras metodologías de investigación (cuasi experimental y ex post facto). Incluso, desde una perspectiva multimétodo, se usa como recurso para obtener información de los participantes acerca de su comportamiento de modo que quien investiga puede ofrecer otras explicaciones a los datos cuantitativos obtenidos o formular nuevas hipótesis de trabajo.

El uso de técnicas de muestreo tiene especial relevancia.

La técnica de recogida de datos (instrumento de medida) hace referencia al procedimiento específico para obtener los datos de la investigación. Contiene ese conjunto de preguntas con las que se pretende obtener la información, y para cuya elaboración también se ha seguido una serie de acciones.

La encuesta resulta adecuada para conocer las características de una población y las relaciones entre estas características.

Hace viable el estudio de características no directamente observables. Permite conocer un determinado fenómeno cuando, por razones éticas o prácticas, no es posible asignar los sujetos a las condiciones experimentales, al descubrir la posible relación existente entre las variables que interesan en la investigación (permite establecer relaciones correlacionales o de covariación, nunca causales). Permite generalizar los resultados a una población a partir de una muestra de la misma.

No es inocua porque una pregunta puede modificar a la persona encuestada. Puede existir sesgo de deseabilidad social (elegir sistemáticamente la opción de respuesta que se considera más políticamente correcta).

No exime de considerar las cuestiones éticas que se deben tener en cuenta en cualquier investigación. La persona debe estar informada sobre quién promueve la encuesta y los objetivos de la misma y se debe asegurar la voluntariedad, el anonimato y la confidencialidad.